Luciendo igual que en los años 50’s, Thornley Kelham trae hasta nuestros días el Jaguar XK European

Conocido por ser un experto restaurador de autos clásicos, Thornley Kelham centró toda su atención en un Jaguar XK de la década de 1950 para crear una versión rediseñada y de alto rendimiento del coupé deportivo británico.

El vehículo fue un ícono deportivo de su época y esta versión, que llevará por nombre Jaguar XK European, no solo tiene varias actualizaciones con detalles modernos y mayor comodidad, también fue completamente rediseñado por el diseñador del McLaren P1 y 720S, Paul Howse.

Jaguar XK European, de los años 50 a nuestros días

En las manos expertas de Howse, la nueva carrocería de aluminio moldeado a mano es más baja, ancha, curva y limpia.

Jaguar XK
Fotografías: Thornley Kelham

La tecnología moderna se ha integrado perfectamente, con ventanas eléctricas, aire acondicionado, dirección asistida y conectividad Bluetooth, junto con cientos de opciones de información y entretenimiento.

Debajo del capó se encuentra un motor Jaguar de seis cilindros en línea, perforado a 3.8 litros y equipado con nuevas levas e inyección directa para producir 218 kW o 245 kW, según las especificaciones. El motor se enfría mediante un nuevo radiador de aluminio y un enfriador de aceite, e impulsa las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades.

Cada automóvil se restaura según las especificaciones y presenta una silueta más deportiva que el modelo original, con una línea de techo recortada. Las curvas del XK se han exagerado y los arcos de las ruedas se han agrandado para acomodar ruedas de radios y neumáticos más anchos.

El automóvil también se ha despejado, se ha quitado la mayor parte de su moldura cromada y la parte trasera en forma de lágrima es más aerodinámica que antes.

Jaguar XK
Fotografías: Thornley Kelham

Cada auto tarda alrededor de 5 mil horas para completarse, razón por la que el Jaguar XK European se construirá en cantidades limitadas, con precios que comienzan en los 550 mil euros.

Pixel Pixel