Los aviones supersónicos de la NASA serán, además de rápidos, los más silenciosos de la historia

Volar más rápido que el sonido sin generar los fuertes estampidos sónicos que solían producirse es la nueva gran meta que persiguen los aviones supersónicos de la NASA, luego de que justamente ese sonido atronador fue una de las razones por las que Estados Unidos y otros gobiernos prohibieron los vuelos de la mayoría de esta aeronaves.

Dicha misión, que tiene como pieza central al elegante avión de investigación X-59, que está construyendo actualmente Lockheed Martin Skunk Works en Palmdale, California, es conocida con el nombre Quesst,con una “s” adicional para representar “supersónico”.

Los silenciosos aviones supersónicos de la NASA

La era para el regreso de los aviones supersónicos de la NASA está más cerca que nunca. De acuerdo con un comunicado, actualmente se está trabajando con comunidades seleccionadas, donde se volara el X-59 para aprender cómo reacciona la gente al “golpe” sónico disminuido que produce, si es que escuchan algo.

Posteriormente, la agencia compartirá los datos de la encuesta con los reguladores, con la esperanza de que consideren redactar nuevas reglas que levanten la prohibición antes impuesta.

aviones supersónicos
FOTO: NASA

Con la introducción de Quesst viene una nueva identidad de misión. Gráficamente se muestran las ondas de choque supersónicas estilizadas que rodean el avión de investigación, sobre una comunidad de hogares. Las imágenes destacan la investigación pionera que se llevará a cabo en varias ciudades de EE.UU. durante esta investigación.

Para lograr que los aviones supersónicos de la NASA consigan su onjetivo se han diseñado tres fases. La primera y actual centrada en el montaje del X-59, seguida de los vuelos iniciales previstos para finales de este año a fin de probar la seguridad y el rendimiento de la aeronave.

La segunda fase, prevista para 2023, se centrará en la validación acústica que demostrará que los aviones supersónicos de la NASA funcionan según lo previsto y que las herramientas utilizadas para predecir y medir el nivel de sonido del golpe sónico están listas para su uso.

Finalmente la tercera fase, que se espera tenga lugar entre 2024 y 2026, contempla vuelos del X-59 sobre varias comunidades en los EE. UU., recopilando datos del público para saber qué piensa sobre el sonido que emite, si es que se percibe.

aviones supersónicos
Foto: Lockheed Martin

De este modo, la misión está programada para concluir en 2027 al tomar la información recopilada durante la fase tres y compartirla con los reguladores estadounidenses e internacionales, con la esperanza de que estos consideren nuevas reglas basadas en qué tan ruidoso es un avión, no en una velocidad arbitraria.

“La misión Quesst tiene el potencial de transformar los viajes aéreos tal como los conocemos actualmente”, dijo Peter Coen, gerente de integración de misiones de la NASA para Quesst. “El éxito de esta misión abrirá la puerta a viajes aéreos rápidos para todos en todo el mundo”.

Pixel Pixel