Kensho es el yate de Admiral que está listo para llevar la vida zen directo al mar

Estar frente a la inmensidad del mar debe ser una experiencia relajante y para llevar este sentimiento a un nuevo nivel Admiral se ha vuelto completamente zen con su nuevo buque insignia llamada Kensho.

El lujoso superyate de 246 pies recibió su nombre del término japonés que proviene de la escuela de pensamiento Zen y esencialmente significa ‘ver la propia -y verdadera- naturaleza’. En otras palabras, el barco recibió su nombre de la experiencia de la iluminación y tiene como objetivo ‘crear una nueva calidad de vida en el mar’.

 Admiral
Fotos: Admiral

Admiral, dirigido por Italian Sea Group, eligió a Azure Yacht Design y Archineers Berlin para el exterior de Kensho, que usó acero y aluminio como principales materiales dándole una silueta clásica, mientras que el interior fue diseñado por Jouin Manku y rinde homenaje a la naturaleza.

El interior tiene formas suaves y orgánicas junto con una mezcla ecléctica de materiales naturales que incluye teca, mármol, ónix, seda y lana.

 Admiral
Fotos: Admiral

El salón principal tiene asientos lujosos para hasta 16 invitados y un televisor grande para relajarse. Desde ahí se puede acceder a la cubierta principal delantera que está equipado con un comedor al aire libre y más asientos. Mientras tanto la cubierta superior cuenta con una sala de estar única y un club de playa se ubica en la popa.

Kensho puede alojar a 16 personas en 7 camarotes con un baño y una suite principal y hasta a 20 tripulantes en 12 cabinas adicionales.

Claramente Admiral quiso continuar con el tema zen y natural, así que Kensho está impulsado por un sistema híbrido diesel-eléctrico, tiene una velocidad máxima de 15.4 nudos y una velocidad de crucero de 13,6 nudos, de forma que cubre unas 4.350 millas náuticas cuando viaja a 12 nudos.

Kensho ya está disponible para alquilar en Y.CO para el verano del 2022, así que si quieres una vacaciones naturales, relajantes y en donde conectes con tu lado zen, Admiral tiene la solución.

Pixel Pixel