Ferrari Arno XI, la histórica embarcación que impuso un récord de velocidad en el mar, está a la venta

Ferrari Arno

Cuántas marcas de autos no se han lanzado en los últimos tiempos a conquistar el mar con yates que llevan la tecnología y potencia de sus motores, el diseño de sus interiores o hasta la línea de sus carrocerías.

Sin embargo, antes de este auge, en la lejana década de los 50, hubo un fabricante, sinónimo de velocidad y potencia que se unió a un famoso piloto de lanchas de carreras para crear uno de los primeros superdeportivos del mar: el Ferrari Arno XI.

Hablamos de una legendaria nave acuática resultado de la asociación entre Achille Castoldi y Enzo Ferrari que ha sido rejuvenecida y puesta a la venta en el portal Dupont Registry.

Tras el récord mundial

El objetivo de los dos grandes corredores era crear una especie de Fórmula 1 de Ferrari para el mar, capaz de establecer un nuevo récord de velocidad en la categoría de 800 kilos.

Y se logró. El Ferraro Arno XI alcanzó una velocidad de 150.49 millas por hora, estableciendo una marca que era toda una proeza para esa época y que sigue sin romperse, aunque, después de conseguirlo, se suscitó un repentino estallido del motor que lo dejó temporalmente fuera de las carreras.

Hasta que se vendió a Nando dell’Orto, un ingeniero que revisó la aerodinámica para mejorar la estabilidad, agregó algunas libras y consiguió un segundo lugar para la clase de 900 kg en 1965.

Desde entonces, se ha visto ocasionalmente a este equipo en ferias de barcos haciendo vueltas de desfile.

Actualmente y por tratarse de la única embarcación que ha sido impulsada por la Scuderia Ferrari, Ferrari Classiche lo está restaurando por completo y se le ha puesto a la venta.

Características del Ferrari Arno XI

El Ferrari Arno XI estaba originalmente equipado con un motor de competición de la Scuderia Ferrari, capaz de ofrecer entre 550 y 600 CV de potencia.

Este extraordinario motor se instaló alrededor de un afilado casco de madera diseñado para deslizarse a la mayor velocidad posible.

Presentaba el mismo mismo rojo encendido de los coches de Ferrari en tierra y por supuesto, el logotipo del cavalino rampante.

Hoy, sin que se especifique el precio ni los posibles cambios que traerá su puesta a punto, el Ferrari Arno XI está a la venta con certificando de Ferrari Classiche y copia de la certificación del récord UIM logrado en su momento. Una pieza que definitivamente se pondrá en la mira de más de un coleccionista amante de la velocidad.

Pixel