Fat Boy, la moto de Terminator, celebra 30 años con una edición especial

Fat Boy

Fat Boy, la moto que inmortalizó Arnold Schwarzenegger en “Terminator 2: El juicio final”, en 1991, celebra sus primeros 30 años con una edición especial.

Hablamos de uno de los modelos más emblemáticos de Harley Davidson que vuelve ahora más liviana, oscurecida y potente.

Fat Boy

Los orígenes

La Harley Davidson Fat Boy es uno de los modelos más icónicos de la historia de las motocicletas, que surgió a finales de los ochenta y se popularizó a principios de los noventa, en gran medida, por su aparición en la pantalla grande.

Y es que fue la moto que eligió Terminator para salvar la vida del joven John Connor al ritmo de “Bad to the bone” de ZZ Top.

Una máquina definitivamente tanto o más musculosa que su cibernético conductor, con líneas gruesas, de moto contundente y, por encima de todo, muy cómoda para viajar.

Parte de la familia de las Softail, heredó el aspecto, las proporciones y la silueta de la Hydra Glide de 1949, pero adecuada a los gustos de los bikers norteamericanos de aquella época.

Fat Boy

Por ello se puso mucha atención a su aspecto, desde el grueso neumático delantero cubierto con un guardabarros recortado hasta el amplio manillar y un faro de siete pulgadas, integrado en una masiva carcasa cromada y una consola pulida.

Características de la Fat Boy edición especial 30 aniversario

Para su edición de 30 aniversario, la Fat Boy intenta, sin despegarse demasiado del modelo original, dejar en claro su evolución a través del tiempo.

Y se presenta, para empezar, completamente oscurecida, como dicta la moda que ha venido ennegreciendo desde automóviles hasta relojes y muchos electrónicos de paso.

Fat Boy

Sus peculiares llantas lenticulares de aluminio tienen un acabado negro satinado, mientras que las tapas de cárter comparten la cromática, pero con un aspecto brillante. El contraste lo ponen las tapas de balancines que vienen en bronce.

Sin sacrificar su aspecto robusto ni la limpieza de líneas que la caracteriza y, por supuesto, sin contradecir su nombre, la Fat Boy es ahora más liviana que su antecesora, para una conducción todavía más cómoda y veloz.

Mantiene los generosos neumáticos con una anchura de 160 milímetros en la rueda delantera y 240 milímetros en la trasera, así como el chasis Softail con un único amortiguador posterior oculto bajo el sillín.

El motor de la Fat Boy

El corazón de esta Fat Boy es un motor Milwaukee-Eight Big Twin, que la hace una máquina potente y de marcha suave con una respuesta de aceleración definida y un sonido gratificante para todos los afectos al rugido de una auténtica bestia Harley.

HyperFocal: 0

Con esto se garantiza la experiencia completa que empieza con los cambios que saltan a la vista pero se refuerza con la conducción y hasta con el sonido de una motocicleta tan clásica como la Fat Boy.

El escape está terminado en color Onix Negro que a la luz revela el cromo de la base, asimismo, la carcasa del faro led y el manillar o los mandos tienen un color Vivid Black.

Edición limitada

Cada una de las 2 mil 500 unidades que se fabricarán de esta edición limitada de la Fat Boy para todo el mundo, contará con una placa exclusiva y numerada, que la vuelven una pieza de colección.

Ya se han abierto los pedidos para la reserva de una moto exclusiva de estas y el precio se acerca a los 360 mil pesos.

Las opciones de customatización, obviamente por separado y con costo extra, son prácticamente ilimitadas, así que también habría que considerar esto para hacer de este vehículo ya exclusivo algo realmente único en el mundo.

Pixel