El nuevo Porsche 911 es el máximo homenaje de la marca a México

“La Carrera es una oportunidad para descubrir quién eres realmente. ¿Te dices amante de los autos? Esta carrera determinará lo que quieres decir con eso”… “Es como la lucha de toda la humanidad en siete días”… “Es la búsqueda de un significado, es como escalar el Everest”…. “No hay prueba que ofrezca esta experiencia, este desafío, este peligro, esta emoción, esta camaradería, este esprit de corps”…

Hablar de la Carrera Panamericana no son palabras menores, especialmente, para aquellos que la han manejado. Incluso, quienes llegaron a participar en las legendarias carreras de la Mile Miglia y la Targa Florio, en Italia, mencionaban sin titubear que la prueba mexicana era la más dura que habían experimentado en su vida.

Carrera Panamericana
Fotos: Porsche

Y es que la Carrera Panamericana nació como una prueba de velocidad de extrema dureza que transcurría en un tramo de la recién construida Autopista Panamericana, cuyo recorrido se iniciaba en El Paso, Texas, y terminaba en la frontera de México con Guatemala. Se desarrollaba por completo en territorio nacional, con una longitud aproximada de 3,000 kilómetros.

Además de la gran cantidad de gente que seguía la carrera con nula prudencia, las piedras que saltaban, así como los burros, las vacas, entre otros animales, eran una amenaza en cada momento. Los grandes vados a la entrada de los pueblos no estaban señalados y de repente aparecían, provocando que los autos salieran volando unos 20 ó 30 metros antes de volver de nuevo al asfalto. Emocionante, pero a la vez muy peligroso.

  • Carrera Panamericana
  • Carrera Panamericana
  • Carrera Panamericana

Básicamente, la Carrera Panamericana se divide en dos periodos esenciales: el primero, de 1950 a 1954, una espectacular etapa inicial en la que participaron pilotos de renombre mundial junto a compañías como Porsche. Tres décadas más tarde, en 1988, ‘La Pana’ regresó y se ha disputado de manera ininterrumpida hasta hoy.

Históricamente, la relación de Porsche con la Carrera Panamericana ha sido muy cercana. “Buena parte de la exitosa historia de Porsche en el automovilismo deportivo comenzó a forjarse en ‘La Pana’, la que para muchos expertos era ‘la competencia de carretera más exigente del mundo’ en la década de 1950”, asegura Camilo San Martin, director de Porsche de México.

Carrera Panamericana

De hecho, están tan estrechamente relacionados que la marca de Stuttgart debe al legendario rally mexicano los nombres de los icónicos Porsche 911 Carrera y Porsche Panamera.

Porsche y la Carrera Panamericana

Los libros de historia cuentan que los primeros dos modelos Porsche importados a México fueron conducidos en la Carrera Panamericana por el príncipe alemán-austríaco Paul Alfons de Metternich y el barón brasileño Manuel Antônio de Teffé, un 356 S Cabriolet, y el conde Philipp Constantin de Berckheim y Herbert Linge, un 356 S Coupé.

Fue en la ardua justa de 1952 que Alfons de Metternich logró llevar a la meta, por primera vez, el Porsche 356 S Cabriolet, el auto mejor ubicado entre todos los que tenían motor de hasta 1500 cc.

Carrera Panamericana

El auto que recibió la bandera a cuadros es, precisamente, la inspiración para el espectacular auto de edición limitada que presenta este año la firma alemana en México. “Nos parece ideal recordar las grandes gestas de la marca en ‘La Pana’ con un auto único, el 911 Carrera Panamericana Special, un coche lleno de detalles que nos recuerdan al 356 S Cabriolet que en 1952 hizo historia por ser el primer Porsche en correr y terminar la carrera, además de ser el más rápido entre todos los motores de hasta 1500 centímetros cúbicos”, dijo Camilo durante la presentación del auto en la Porsche Exclusive Manufaktur, en Zuffenhausen, a la que Robb Report fue invitado.

El Porsche 911 Carrera Panamericana Special es un auto único —literalmente— en el mundo. Los detalles exteriores de este auto son una maravilla, en especial, para aquellos fanáticos de la historia del deporte motor.

Un auto único en el mundo

Está pintado en Azul Genciana y es el único 911 del mundo que tiene la parrilla blanca, esto con la idea de reinterpretar el diseño original utilizado en el 356 S Cabriolet y resaltar el número 11 en esa parte del auto.

De hecho, las luces traseras centrales de freno —a mitad de la parrilla— se oscurecieron para dar la impresión de ser un 11. Y es que éste es el número que traía el auto de 1952, por lo que también aparece en las puertas laterales enmarcado en un círculo blanco, como en el original, con una tipografía especial que tampoco está en ningún otro 911.

Otro detalle muy interesante es la lona del techo en color Gris Graffiti, un tono que no está disponible en el 911 tradicional: “Tuvimos que utilizar la lona del 718 Spyder modelo 982, lo cual convierte a este Sonderwunsch en el único 911 existente con ese color de capota”, menciona Grant Larson, director de Proyectos Especiales de Porsche.

Los rines tienen un diseño Turbo de 20 pulgadas adelante y 21 atrás. Los brazos fueron pintados a mano en color Azul Genciana metalizado, mientras que los cubos centrales están en gris, una combinación que, de nuevo, recuerdan los rines del 356 S Cabriolet. Los calipers, además, están pintados en negro esmaltado y no en el tradicional rojo.

En la parte superior de las puertas también hay calcomanías con el escudo de La Carrera Panamericana, que recuerdan las de la Asociación Nacional de Automovilistas (ANA) que llevaba el modelo original.

Al interior, los asientos deportivos y los paneles de las puertas son de color Gris Crayón que hacen juego con los tapetes, el tablero, el volante y las costuras en tono Gris Pizarra. Por su parte, el tacómetro y el reloj central llevan aros exteriores de color blanco, mientras que los proyectores de luz LED en las puertas muestran el diseño icónico de placa de matrícula de La Carrera Panamericana, el mismo que llevaba el 356 S Cabriolet en la parte posterior. Como toque final, la llave del auto es de color Azul Genciana metalizado y tiene grabado a láser ‘La Carrera Panamericana’, y el estuche es Gris Pizarra.

Del motor y los aspectos técnicos no es necesario ahondar: el Porsche 911 Carrera Panamericana Special está basado en un 911 Carrera S Cabriolet de tracción trasera modelo 992, de 2022, es decir, un auto de origen espectacular que cuenta con todos los avances disponibles en los cuarteles centrales de la firma alemana.

“Porsche tiene una historia tan rica que siempre tienes que jugar con ella y recordarla”, repite Larson. “Si tienes una historia fantástica, tienes que usarla. Un claro ejemplo de ello es lo que hemos hecho con el 911 Carrera Panamericana Special”.

El auto será subastado el próximo año y parte del dinero recaudado será destinado a una fundación de beneficencia social.

Pixel Pixel