El avión más grande del mundo ya está disponible por 400 millones de dólares

Compartir

El avión más grande del mundo pronto podría ser tuyo, si puedes costearlo.

Vulcan, una compañía que alguna vez fue propiedad del fallecido cofundador de Microsoft, Paul Allen, está buscando vender su avión Stratolaunch por la mísera suma de 400 millones, informa CNBC.

El avión, el más grande del mundo por envergadura, sólo ha volado una vez. Sus alas se extienden en unos masivos 117, más largo que un campo de fútbol americano, incluidas las zonas finales, y está propulsado por seis motores a reacción rescatados de un Boeing 747.

Con una capacidad de carga útil de 226,796 kilogramos y un rango operativo de 3,701 kilómetros, Allen imaginó el Stratolaunch como una forma de llevar cohetes a la estratosfera antes de lanzarlos aún más alto.

El objetivo inicial era que el avión transportara cargas útiles del satélite a 35,000 pies, momento en el que se desplegarían en órbita baja. Allen lo imaginó sirviendo para aplicaciones comerciales y necesidades de seguridad nacional.

El Stratolaunch inició su primer y hasta ahora único vuelo en abril de este año en el Puerto Aéreo y Espacial de Mojave, seis meses después de la muerte de Allen -debido a complicaciones del linfoma Hodgkin- y ocho años después de su desarrollo. El avión voló durante dos horas antes de regresar a su base en el aeropuerto de California.

El precio elevado del avión cubre más que la propia nave. También incluye la propiedad intelectual y las instalaciones asociadas, de acuerdo con la CNBC. Sin embargo, no está claro quién está dispuesto realmente a gastar tanto en el avión.

Si bien el SpaceX de Elon Musk o el Blue Origin de Jeff Bezos parecen tener un ajuste natural, no se sabe si alguno de los dos ha buscado adquirirlo. Richard Branson -que es dueño de tres compañías espaciales- según se informa, aplicó para tenerlo, pero se dice que solo está interesado en pagar $ 1 por el avión.

Si bien Stratolaunch había planeado lanzar un cohete Northrop el próximo año, la compañía ha gastado gran parte de 2019 en la reducción de personal, incluido el despido de gran parte de su fuerza laboral. El mes pasado, Reuters informó que estaba en proceso de cerrar operaciones.

Nota publicada previamente en Robb Report USA por Bryan Hood.