De Oaxaca para el mundo, ésta es la Clase G más mexicana de Mercedes-Benz

Clase G más mexicana

Que mejor marco que el de los festejos por la independencia de la patria para presentar la Clase G más mexicana de Mercedes-Benz.

Se trata del emblemático todoterreno del fabricante alemán que fue intervenido y pintado a mano por los artesanos oaxaqueños del taller de Jacobo y María Ángeles, famosos por trabajar figuras zapotecas en madera.

“El sueño de nuestra #ClaseG la encaminó a una aventura que la ha transformado. Su destino la llevó a conocer a Jacobo y María, dos artesanos que plasmaron el color, magia y tradición de la cultura zapoteca en el ADN más poderoso de Mercedes-Benz”, se puede leer en la cuenta de Twitter del fabricante.

40 años de un modelo icónico

La Clase G es el emblemático vehículo todoterreno que la firma alemana ha producido desde hace más de 40 años.

Es el antecesor directo de todos los SUV de la compañía y su modelo de pasajeros con más tiempo en fabricación.

El 40 aniversario de este modelo ha servido de pretexto para que sea intervenido y convertido en más que un vehículo, una verdadera obra de arte.

Y es que además de la Clase G más mexicana, Mercedes presentó recientemente la intervención del director creativo de la división masculina de Louis Vuitton, Virgil Abloh en otra camioneta de esta categoría.

Un modelo, sin duda, histórico para la marca teutona que fuera readaptado a la conducción civil, dejando de lado su función y aspecto militar.

Jacobo y María Ángeles, los creadores de la Clase G más mexicana

El taller de Jacobo y María Ángeles se ubica en San Martín Ticajete, un pueblo de los Valles Centrales de Oaxaca donde ambos nacieron.

Él es especialista en el tallado de madera, un oficio que empezó a practicar a los 12 años, mientras que ella es la mejor pintora de su casa por la manera de decorar las figuras.

Los dos han cobrado gran fama por su trabajo creando magníficos tonas, nahuales y alebrijes tallados en madera de copal, y decorados con patrones y tintes de inspiración preshispánica que ahora han trasladado para cambiar la identidad de la Clase G más mexicana de Mercedes.

Los resultados saltan a la vista en el colorido que adquirió este vehículo orgullosamente presumido por Mercedes-Benz en sus redes sociales.

Pixel Pixel