¿Cuánto pagaron por el Mercedes-Benz de Michael Jordan que apareció en el documental The Last Dance?

Mercedes-Benz de Michael Jordan

Después de nueve días de puja en eBay, habemus nuevo dueño del que fuera el Mercedes-Benz de Michael Jordan en sus mejores tiempos con los Chicago Bulls.

Se trata del modelo S600 Lorinser de 1996, cuyo primer dueño fue nadie más y nadie menos que Su Majestad, según lo pudimos ver en el exitoso documental “The last Dance”.

El vehículo fue puesto a disposición del mejor postor en la plataforma digital por parte de Beverly Hills Car Club con un precio de salida simbólico de 23 dólares.

Foto: Beverly Hills Car Club

Así estuvo la subasta del Mercedes-Benz de Michael Jordan

No obstante que el piso de la subasta fue tan bajo, las ofertas por el Mercedes-Benz de Michael Jordan rebasaron los 150 mil dólares en solamente tres días.

Y aunque el cierre de la venta se tenía contemplado para el 23 de agosto, la adjudicación se realizó un par de días antes al mejor aspirante.

En total se recibieron casi 180 ofertas realizadas por 58 aspirantes a convertirse en su nuevo propietario. Y quien finalmente se lo llevará a su garaje realizó únicamente dos, una de ellas, la más alta.

El precio final

Pese al buen ritmo que llevaban las negociaciones, la subasta no alcanzó una cifra final estratosférica como en el caso de otros automóviles que pertenecieron a una celebridad internacional de la talla del mejor jugador de la NBA.

Sin embargo, tomando en cuenta que se trata de un vehículo fabricado hace 24 años y que rebasa los 253 mil kilómetros recorridos, pues la negociación tampoco salió tan mal.

Y es que el nuevo propietario del Mercedes-Benz de Michael Jordan pagó un total de 202 mil 200 dólares, casi cuatro millones y medio de pesos. Esto esta por encima de lo que cuesta la versión más equipada del nuevo Clase G, vehículo premium de la marca alemana.

Francamente creo que no hay comparación entre lo que ofrece el vehículo actual y el Mercedes-Benz de Michael Jordan, pero el valor que impone el fanatismo no tiene limite, así que enhorabuena para el nuevo poseedor de la noventera máquina.

Al resto de los postores solo les decimos, como consuelo, que no se preocupen, si algo le sobra a Jordan son vehículos para subastar.

Pixel Pixel