Conoce el yate inteligente Drakkar S, un concepto marino con inspiración vikinga

De la cantera inagotable de diseños del especialista en conceptos de diseño naval, Max Zhivov, el yate inteligente Drakkar S destaca entre sus recientes ideas por reflejar inspiración vikinga y un sistema de gobierno por inteligencia artificial.

El nuevo yate Drakkar S de Max Zhivov revive la cultura escandinava y los barcos vikingos, pero con características de navegación sin igual al momento.

Apodado Drakkar S, este yate inteligente prevé un sistema de piloto automático basado en tecnología con inteligencia artificial.

Esto indica que no requiere capitán y brinda la posibilidad de ser dirigido a control remoto, con trackings de GPS, como las apps que trazan rutas con drones.

La idea de Max Zhivov con el yate Drakkar S es brindar una posibilidad a quienes deseen tener una aventura marina, pero con poca experiencia en lo que a navegación respecta.

Es sin duda una de las soluciones que impulsa la industria marítima de lujo, de llegar a personas que pueden pagar un barco pero que se niegan por carecer de experiencia en navegación.

Ahora, con la inteligencia artificial, es posible que este yate Drakkar S sea una solución para las personas que no quieren rentar un superyate de lujo y ser propios autores de su historia a bordo.

Zhivov contempla que el proyecto alcance a clientes que puedan alquilar el barco por un período corto y controlarlo con la ayuda de un teléfono inteligente.

A través de la ayuda de una aplicación, pueden elegir el destino que prefieran y el sistema establecerá automáticamente una ruta.

Además, el yate puede acercarse al atracadero a la distancia correcta para el amarre e identificar obstáculos superficiales y submarinos por sí mismo, lo que facilita aún más el proceso de gobierno de la embarcación para los usuarios aficionados.

Respecto de sus especificaciones, el yate Drakkar S tiene 26 metros de eslora y está equipado con un motor eléctrico.

Grandes paneles solares, colocados en el techo, favorecen la operación por tratarse de una embarcación con propósitos turísticos.

De esta forma, el barco adopta un diseño ecológico que permite proteger la naturaleza de las emisiones nocivas.

Sobre sus amenidades, el espacio interior alberga un salón cocina, dos camarotes principales y dos para invitados.

Por supuesto el diseño contempla que la estructura del techo se puede abrir, posibilitando inigualables baños de sol.

Max Zhivov, ideas para un mundo mejor

Good De, el estudio de diseño de Zhivov, trabaja en el área de diseño de yates, diseño de producto, diseño interior y exterior, incluso branding.

Y además de este concept yacht de lujo Drakkar S, el diseñador es responsable de un portfolio de ideas que aborda la idea de viviendas sobre el agua y barcos exploradores de cero emisiones.

Uno de ellos es el proyecto de casa flotante EX, de 17 metros que es su visión de cómo sería una casa flotante de expedición.

Una mixtura de catamarán, casa flotante y camper que promete ser protagonista de incontables aventuras por ríos y lagos.

Asimismo, es autor de conceptos como el Tiny Eco Hotel, que puede instalarse en lagos, fiordos y bahías.

Una casa y su adición flotante, nos fija la idea que en el futuro la experiencia se puede vivir por separado.

Por ejemplo, un turista llega a su pequeña casa y pasa la noche allí y por la mañana se sube a la casa flotante y comienza su viaje de un día en los lagos disfrutando de la belleza de la naturaleza.

Y mientras la casa flotante está amarrada a la casa, cumple la función de gran balcón abierto para incontables formas de relajación.

Ideas como ésta, hacen de Max Zhivov como uno de los más destacados diseñadores de conceptos de ésta época.

Pixel