«Cityhawk», el primer auto volador del mundo sin hélices ni alas, ¿cómo vuela?

cityhawk

Si te parecía sorprendente un auto volador, ¿qué tal uno que no tiene ni hélices ni alas? Eso es lo que presenta Urban Aeronautics bajo el nombre de «Cityhawk», un eVTOL de dimensiones compactas, capaz de aterrizar o despegar desde cualquier terraza, pero con capacidad para varios pasajeros.

Por supuesto, este vehículo también carecería de emisiones, pues sería completamente eléctrico y con un diseño simple, pero futurista que nos reafirma que es un vehículo adelantado a su tiempo. De hecho se trata de un prototipo todavía, pero aún así no deja de sorprendernos e ilusionarnos.

CITYHAWK

Cityhawk, un transporte ideal para traslados más efectivos

El Cityhawk, destaca por su diseño simple y futurista, que más que auto o avioneta, como otros casos, parecer una verdadera nave voladora sacada de una película, incluso en la forma en la que despega y aterriza, totalmente vertical.

Su tamaño compacto es una gran ventaja en comparación con otros transportes aéreos, pues permite un ascenso y descenso más rápido y es capaz de llegar a entornos que son considerados de difícil acceso para los helicópteros, por ejemplo.

Cuenta con tecnología fancraft, que se basa en rotores especiales con conductos cerrados dobles que permiten disminuir el ruido al interior y exterior de la cabina y mantener la estabilidad general en todo momento, desde el despegue, durante el vuelo y aterrizaje, aún si se llegarán a encontrar con turbulencias.

Funciona con un tanque de combustible de hidrógeno que cuenta con un mecanismo de seguridad de recarga y las pilas dobles, de pilas de combustible de hidrógeno de 700 Kw, generan energía eléctrica limpia para los motores eléctricos del CityHawk.

El sistema de pila de hidrógeno, creada junto con la compañía Hypoint, además, permite reducir los niveles de contaminación acústica en entornos urbanos y logra traslados libres de emisiones.

El CityHawk puede realizar varios vuelos al día de manera segura, incluso durante la noche y bajo cualquier tipo de clima. Tiene un sistema autónomo que puede detectar el tráfico aéreo y diferenciar las estructuras a su paso.

En su interior cuenta con espacios cómodos y modernos, con asientos para transportar a cinco personas, pantallas táctiles y conexión WiFi.

Aunque su creación fue pensada para fungir como taxi áereo y vehículo de apoyo para emergencias médicas, no dudamos que Urban Aeronautics esté cada vez más cerca de lograr que lo tengamos como vehículo personal.

Pixel