Bentley se despide de su modelo más exclusivo y caro: el Bacalar

Hace poco más de un año Bentley anunció la creación de su nuevo modelo: el Bacalar, un coupé cabrio que además de rendirle homenaje a la belleza de la laguna de la península de Yucatán, sería tan exclusivo que solo 12 unidades serían fabricadas.

La cuenta regresiva ya inició y el fabricante de autos está en las etapas finales para entregar los últimos cuatro autos, cerrando con broche de oro este capítulo en la historia de Bentley Mulliner con 12 afortunados conductores a bordo de una de las máximas expresiones de lujo y uno de los Bentley más raros de la era moderna.

Bentley Bacalar
Fotografías: Bentley

Cada uno de los 12 representó una artesanía única y su introducción fue parte de una serie de proyectos que encaminaban al fabricante de autos de regreso a la construcción de carrocerías, una vez que se entreguen los últimos 4 finalmente centrará su atención en un nuevo proyecto y no podemos estar más emocionados.

Hasta ahora 8 de estos Bacalar ya fueron entregados. Cada auto tiene un color único diseñado por su dueño y tomó alrededor de seis meses en completarse, de manera que los detalles fueran de acuerdo con los deseos de su propietario.

Volviendo a sus orígenes como una empresa que creaba carrocerías excepcionales, el Bentley Bacalar tiene un diseño Barchetta sin techo con una carrocería musculosa, todas hechas de fibra de carbono sobre exclusivos rines Tri-Finish de 22” con caras pulidas y radios satinados en gris oscuro.

Los detalles y características al interior son igual de exclusivos y enfatizan la carrocería, este espacio también podía personalizarse con un número casi infinito de formas.

Inspirado en un paraíso natural, Bentley Mulliner se encargó de usar materiales sostenibles y de origen ético, entre ellos pintura que contiene ceniza de cáscaras de arroz, lana británica natural y Riverwood de 500 años de antigüedad procedentes de los antiguos Fenlands de East Anglia.

Otros detalles que demuestran los exquisitos que son estos Bacalar es el uso de incrustaciones y acabados únicos en los controles del conductor, así como hasta 149 mil puntadas para bordar la colcha de cada asiento.

Un ejemplo perfecto de la maestría aplicada en esta edición es un Bentley Bacalar en color Sunset Orange que ocupó un lugar privilegiado en el Goodwood Festival of Speed y fue entregado por el propio presidente de Bentley a su dueño.

Por la naturaleza de esta edición, todos los propietarios se han mantenido en el anonimato, sin embargo, cada cliente comparte el amor por la conducción, la artesanía, la autenticidad y estamos seguros de que no tardará mucho en que los veamos correr por las calles, aunque también es muy posible que alguno de sus dueños solo lo quiera en su garaje para observar el que es el regreso triunfal de Bentley a la creación de carrocerías impresionantes.

Pixel Pixel