Así es Norway, un barco vikingo traído a nuestro tiempo, con cero emisiones

Noruega ha encontrado su camino a Florida, por lo menos en la forma de un superyate de 160 metros inspirado en la belleza de los barcos vikingos y sus impresionantes velas. Se trata del último concepto del diseñador, precisamente noruego, Kurt Strand, que lleva por nombre Norway.

Kust Strand se tomó en serio la tarea de imaginar cómo se vería hoy en día un barco vikingo moderno con tecnología espacial y mástiles de plataforma Falcon hechos con fibra de carbono.

Norway
Fotos: Kurt Strand

Norway, un barco vikingo traído a nuestros tiempos

Norway avanza gracias a tres mástiles de 96 metros de altura que pueden girar electrohidráulicamente, las velas se pueden desplegar y enrollar en solo tres minutos y con su exclusivo sistema de manejo, las maniobras son más precisas, se pueden usar en muchas más ocasiones y durante periodos de tiempo más largos, incluso en puertos reducidos.

Al tener tres velas que se puede enrollar progresivamente en el mástil de manera controlada no será necesario que la tripulación ayude en la tarea. Los aparejos rotativos logran que el barco no necesite estar de proa al viento para izar o enrollar las velas y los mástiles pueden girar para reducir la potencia.

Norway
Fotos: Kurt Strand

Tecnología solar para conquistar el mar

Las velas de 6000 metros cuadrados están cubiertas por una lámina de célula solar flexible, la energía se almacenará en el banco de baterías y se podrá utilizar directamente para la producción de hidrógeno a bordo. En caso de que no haya viento o sol, el yate puede funcionar con pilas de energía de combustible de hidrógeno.

Norway tiene capacidad hasta para 24 invitados que podrán ocupar las 12 suites de lujo, gimnasio, spa, cine y un hospital, además de 40 miembros de la tripulación. Tendrá helipuerto en la cubierta de proa con ascensor hasta el hangar debajo de la cubierta y una gran piscina en la cubierta de popa.

Norway
Fotos: Kurt Strand

El club de playa tendrá una amplia selección de lanchas, vehículos todoterreno, motos de agua y juguetes acuáticos, así como espacio para el Beach Cruiser eléctrico, una ‘limusina’ anfibia y sumergible de 40 pies.

Pixel Pixel