¿Adiós a los jets privados? Este podría ser el futuro de la aviación

Los pilotos de Fórmula Uno y los líderes mundiales rara vez tienen algo en común, pero Lewis Hamilton, campeón de la F1, y Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, han comenzado juntos una especie de campaña: el movimiento antiaéreo. En los últimos meses, cada hombre ha descartado su avión personal: en el caso de Hamilton, un Bombardier Challenger 605 rojo caramelo de 21.4 millones de dólares y, en el caso de López Obrador, un Boeing 787 Dreamliner de 218 millones millones de dólares .

Ambos hombres mencionaron sus preocupaciones por el medio ambiente. Hamilton, seis veces campeón del mundo y vegetariano, critica la destrucción del mundo natural, mientras que López Obrador se comprometió a reducir los viajes al extranjero, omitiendo la cumbre del G20 en Osaka en junio pasado.

Mientras Hamilton y López Obrador actúan por razones ambientales, las empresas están abandonando sus jets comerciales para evitar cargos corporativos y mala prensa.

Tanto JCPenney como WeWork vendieron sus Gulfstreams multimillonarios. En 2017, General Electric dijo que vendería su flota de aviones, lo cual contrasta con su ex CEO, Jeff Immelt, quien a veces viajaba con dos aviones en caso de que uno se averiara. Rita Clifton, ex directora de estrategia de Saatchi & Saatchi y quien ha ayudado a dar forma a la imagen de algunas de las marcas más grandes del mundo, dice: «No importa cuál sea la ‘razón de los negocios’ para justificar su uso, ahora más que nunca los aviones privados tienden a recibir una respuesta emocional de: «eres un contaminador».

Las celebridades, incluso la realeza, quienes alguna vez utilizaron sus aviones privados como símbolos de estatus, ahora están perjudicando a la industria, ya que los medios de comunicación ahora ridiculizan a los supuestos ambientalistas que continúan volando en jets privados. El príncipe Harry, duque de Sussex, fue nombrado «el príncipe de la huella de carbono» por los tabloides del Reino Unido después de alquilar aviones para asistir a compromisos reales este verano, incluido un viaje a la cumbre de tres días de Google en Sicilia en julio, cuyo tema era … combatir el cambio climático.

Esta nueva realidad sacude a una industria cuyo crecimiento fue constante durante las últimas dos décadas. El CEO de Rolls-Royce, Warren East, expresó sus preocupaciones directamente en agosto. «Una cosa que hemos notado en los últimos seis meses es que la aviación privada ahora se ve como el villano en lo que respecta al daño ambiental», dijo. “Sí, la aviación se basa en prender fuego a hidrocarburos. Y hemos estado hablando durante algún tiempo acerca de dejar de lado esta práctica «.

Los aviones privados emiten hasta 20 veces más CO2 que un avión comercial. Esto se debe a que los aviones comerciales son cada vez más grandes y eficientes en combustible, pero los aviones privados no pueden igualarlos porque transportan muy pocos pasajeros. El nuevo Boeing 787 y Airbus A350, por ejemplo, usan aproximadamente un galón de combustible por cada 100 millas de pasajeros. Muchos aviones privados queman de 10 a 20 veces esa cifra por solo un pasajero a bordo.

Algunos grupos de la industria señalan que, si bien la aviación es responsable de aproximadamente el 2 por ciento de los gases de efecto invernadero a nivel mundial, un informe del Consejo Internacional de Aviación Comercial afirma que los aviones privados solo son responsables del 0,04 por ciento de todas las emisiones de carbono producidas por el hombre, lo que significa que la aviación comercial tiene un impacto mucho mayor en la contaminación que los aviones privados. Prohibirlos no haría mucho para frenar el cambio climático, ya que solo hay alrededor de 20 mil en todo el mundo.

¿Podrían los nuevos combustibles verdes o los aviones eléctricos ser la respuesta? Algunos analistas dicen que los motores híbridos y eléctricos podrían comenzar a operar en las próximas dos décadas. Casi la mitad de los 58 aviones privados en una feria comercial de aviación en Ginebra celebrada este año llegaron impulsados ​​por combustibles ecológicos. En el Salón Aeronáutico de París de este año la start-up israelí, Eviation, presentó un modelo eléctrico llamado Alice que puede transportar a nueve pasajeros por hasta 650 millas. Pero los nuevos combustibles están en su infancia, y las baterías pesadas actuales requeridas para los aviones eléctricos significan que solo serán, eventualmente, adecuados para vuelos de corta distancia.

Clive Jackson, fundador y CEO de la plataforma de vuelos privados, Victor, y uno de los principales defensores de la reforma en la industria, argumenta que antes de que los nuevos combustibles y la tecnología de baterías se vuelvan viables, la mejor medida a corto plazo es hacer un esfuerzo adicional para compensar las emisiones de carbono.

Victor, que vuela a 7 mil pasajeros en 4 mil vuelos al año en todo el mundo a un precio promedio de 25 mil dólares por vuelo, ha hecho obligatorio cobrar una cantidad extra a todos sus clientes para compensar el 200 por ciento de las emisiones de carbono apoyando a proyectos de reducción de carbono acreditados basados ​​en la reforestación y restauración de espacios naturales en países como Brasil y Zimbabwe. Pero esto no es suficiente para Jackson.

«Estamos pidiendo a nuestros clientes que inviertan una cantidad aún mayor de su propio bolsillo para compensar hasta un mil por ciento sus emisiones de carbones», dice. «Seamos realistas, pueden pagarlo y la verdadera pregunta es: ¿pueden permitirse el lujo de no hacerlo?«.

La industria de la aviación se ha comprometido a reducir sus emisiones a la mitad de lo que eran en 2005, en 2050. Pero algunos operadores están actualmente exentos de eso. «Si no nos hacemos cargo de solucionar estos retos ahora, podríamos enfrentar futuras regulaciones que limitarán nuestros derechos a viajar», advierte Jackson.

Algunos ambientalistas aceptan los esquemas de compensación de carbono pero advierten que no son suficientes para revertir el daño de volar. En cambio, quieren que la gente tome menos vuelos. Jackson argumenta que esto no es realista: “Los consumidores siempre querrán una vida mejor para ellos y sus familias. Es un derecho poder disfrutar de unas vacaciones. Pero si el resultado son emisiones de carbono que calentarán el planeta, necesitamos encontrar la forma de actuar mejor ”.

Nota publicada anteriormente en Robb Report por John Arlidge