Los diamantes más caros que se han subastado en los últimos años

Gemas que por sus colores y cualidades extraordinarias se convirtieron en auténticos tesoros.

La pureza, el peso, el color y, sobre todo, el corte, son algunos de los factores que determinan el precio de una de las piedras preciosas más deseadas por los grandes coleccionistas, quienes no escatiman en gastos al momento de adquirir su pieza, pues si de algo están conscientes, es de aquel famoso dicho popular que cita “los diamantes son para siempre”.

PUBLICIDAD

Relacionadas: Tendencia a seguir: joyas de nácar

En Robb Report México entendemos el valor de un diamante y su absoluto significado de lujo, es por ello que te presentamos algunos de los más caros que se han subastado en los últimos años.

CTF Pink Star

De corte mixto ovalado y con unos impresionantes 59.60 quilates, este diamante rosa es el más costoso que se ha subastado en la historia al alcanzar un precio de 71.2 millones de dólares durante la puja llevada a cabo por la casa Sotheby’s.

De acuerdo a una evaluación realizada por el Gemological Institute of America (GIA), se trata del diamante más perfecto que se ha valorado, con las más impecables cualidades de color y transparencia.

Relacionadas: Los diamantes de la reina de Inglaterra

Apollo & Artemis

Por su rareza y exclusividad, estos pendientes fueron ofrecidos por separado en la subasta Magnificent Jewels & Nobel Jewels 2017 de Sotheby’s en la ciudad de Ginebra. Ambos alcanzaron un valor de 57.4 millones de dólares, convirtiéndose en los pendientes más caros que ha vendido la casa de subastas.

Nombrados en honor a dos de las deidades griegas más importantes del Olimpo, el Apollo -en color azul- cuenta con un peso de 14.54 quilates, mientras que el pendiente Artemis en tono rosa, alcanza los 16 quilates. En conjunto, son joyas de pureza única, cuyos colores alcanzan una perfección difícil de ver en otro diamantes.

Relacionadas: 5 Modelos Rolex que no pueden faltar en tu guardarropa

The Wittelsbach Diamond

Esta joya de genuinas tonalidades azul-grisáceas puede presumir de un verdadero legado histórico, pues su cronología proviene desde su pertenencia a Margarita Teresa de Austria cuando lo recibió como un regalo de su padre en 1664, hasta la colección de joyas de la Corona de Baviera.

Fue en la casa de subastas Christie’s donde se ofreció en dos ocasiones el diamante de 35.6 quilates, la primera en 1931 y la más reciente en 2008 cuando se vendió por más de 20 millones de dólares.

Relacionadas: Sunlight Journey es la colección Piaget que rinde homenaje al caluroso verano

Sweet Josephine

Colocado en una sortija que a su vez está decorada con hileras de diamantes pavé, el Sweet Josephine es una delicada pieza catalogada por el GIA como una joya en color rosa fancy vivid, el nivel más nítido dentro de su escala de tonalidades. Con esta característica, el diamante se une a la reducida lista de gemas auténticamente rosadas, que resultan ser de las más buscadas por los coleccionistas y joyeros.

Fue subastado por Christie’s en 2015 durante el evento Magnificent Jewels en Ginebra, donde alcanzó un precio final de 28.5 millones de dólares.

Relacionadas: Swarovski más ‘artsy’ que nunca

The Oppenheimer Blue

Para cerrar con broche de oro, había que mencionar al segundo diamante más caro que jamás se haya subastado. El Oppenheimer Blue alcanzó un valor de 57.5 millones de dólares en una subasta realizada por Christie’s el año pasado. Con un peso de 14.62 quilates, fue el diamante más largo en color Vivid Blue que haya llegado a una puja; de acuerdo a François Curiel, presidente de la casa de subastas londinense, era “la gema de gemas”,

Su nombre lo tomó de su anterior propietario, Philip Oppenheimer, perteneciente a una de las familias líderes en la industria de los diamantes.