Zaha Hadid Architects crea su propia ciudad, con diseños futuristas y disruptivos, en el metaverso

En los últimos meses hemos sido testigos de cómo el metaverso va tomando mayor forma, desde pequeñas comunidades, desfiles de moda, galerías de arte y recientemente su propio estadio de futbol. Pero a todo eso le hacía falta una ciudad y ésta tendrá el diseño arquitectónico y disruptivo de Zaha Hadid Architects.

Bajo el nombre de Liberland Metaverse, esta ciudad virtual está basada en la República Libre de Liberland, una micronación del mundo real reclamada por el político checo Vít Jedlička que se disputa entre Croacia y Serbia.

Zaha Hadid Architects
Fotos: Facebook Zaha Hadid Architects

El acceso a Liberland Metaverse es a través de la plataforma en la nube Mytaverse, una vez dentro las personas a través de su avatar podrán visitar los edificios diseñados por Zaha Hadid Architects que incluyen el ayuntamiento, una plaza y un centro de exposiciones, así como comprar terrenos con criptomonedas.

Zaha Hadid Architects diseñó todos los edificios en su estilo típico con formas curvilíneas y esquinas redondeadas, sin embargo, teniendo en cuenta que en el metaverso las cosas funcionan de forma diferente, muchos de los edificios tienen elementos que no se apoyan en el suelo, algo que no es posible con la gravedad en el mundo real.

Zaha Hadid Architects

El ayuntamiento, que es el corazón urbano de la ciudad tiene una pasarela de terrazas que envuelven el edificio, una vez al interior los bancos están dispuestos en forma de herradura y la bandera de Liberland se puede apreciar en una de las paredes.

“La ambición es que se convierta en el sitio de referencia para la creación de redes y la colaboración dentro de la floreciente industria web 3.0, es el metaverso para los desarrolladores de metaverso y el ecosistema criptográfico en general” le dijo Patrik Schumacher, director de Zaha Hadid Architects, a Dezeen.

Zaha Hadid Architects

Schumacher sabe que el futuro de internet se encuentra en el metaverso, es así como los espacios físicos convivirán con los virtuales y la fusión de ambos mundos continuará fortaleciéndose.

Pixel Pixel