La NASA regresará a la Luna en el cohete más poderoso que se haya creado

El 20 de julio de 1969, la misión de la NASA, Apolo 11, colocó a los primeros hombres en la superficie de la Luna.

Hoy, lo que fue, en palabras del astronauta Neil Armstrong, “un pequeño paso para el nombre, pero un gran salto para la humanidad”, está cerca de ser nuevamente una realidad.

Esta será la primera prueba integrada de los sistemas de exploración del espacio profundo: la nave espacial Orión, el cohete SLS y los sistemas de tierra en el Centro Espacial Kennedy, así como la primera de una serie de misiones cada vez más complejas.

El viaje planea ser una prueba de vuelo sin tripulación que proporcionaría una base para la exploración humana en el espacio profundo.

NASA Luna
Fotografías: NASA

La NASA regresa a la Luna desde 1969

Artemis I, la misión que planea hoy salir del planeta, sería lanzada en el cohete más poderoso del mundo y volará más lejos de que lo jamás haya volado ninguna otra nave construida por humanos.

El cohete viajará a más de 450 mil kilómetros desde la Tierra, miles de kilómetros más allá de la Luna en el transcurso de una misión de cuatro a seis semanas. Orión permanecerá en el espacio más tiempo que cualquier nave para astronautas sin acoplarse a una estación espacial y regresará a casa más rápido y soportando más temperatura que nunca.

NASA Luna
Fotografías: NASA

El cohete SLS está diseñado para producir 8.8 millones de libras de empuje durante el despegue y el ascenso. Impulsado por un par de propulsores de cinco segmentos y cuatro motores RS-25, el cohete alcanzará el periodo de mayor fuerza en noventa segundos.

Orión pasará a través de los cinturones de radiación de Van Allen, volará más allá de la constelación de satélites del Sistema de Posicionamiento Global y por encima de los satélites de comunicación en órbita terrestre.

Después de tres semanas y una distancia total recorrida superior a 1.3 millones de millas, la misión terminará con una prueba de la capacidad de Orión para regresar a la Tierra de manera segura mientras la nave espacial realiza un aterrizaje de precisión a la vista de la nave de recuperación frente a la costa de Baja California.

Todo estaba planeado para hacer el lanzamiento este lunes 29 de agosto desde el Centro Espacial Kennedy en Florida, sin embargo, el directo decidió detenerlo y seguir en pruebas para lograr que la purga de los motores RS-25 alcancen el rango de temperatura adecuada.

Según la NASA los ingenieros continúan recopilando datos adicionales, esto con el fin de evaluar el problema y poder decidir si se programa para el viernes 2 de septiembre en un nuevo intento de lanzamiento.

Pixel Pixel