La casa que inspiró «The Conjuring» está a la venta, ¿te atreves a comprarla?

Una fórmula infalible para crear una película de terror es contar la historia de la familia que encontró una casa barata y decidió mudarse solo para descubrir que está infestada de fantasmas. Ahora tú puedes ser el protagonista de una de esas historias si decides comprar la casa que inspiró la película «The Conjuring».

Aprovechando que octubre ya está aquí y que seguramente vamos a maratonear una o varias películas de terror, tal vez te interese saber que en esta casa en Rhode Island, que a diferencia de las películas no es barata, es donde ocurrieron los eventos que inspiraron «The Conjuring».

La casa detrás de la terrorífica historia de «The Conjuring»

Cabe señalar que aquí no es donde se filmó la película, aún mejor, es la casa en donde, en 1970, la familia Perron vivió una experiencia paranormal que fue documentada por una de las cinco hijas, Andrea, en su libro House of Darkness House of Light.

Perron relata la actividad paranormal que atormentó a su familia como artículos flotando y atacando a la familia, moscas que aparecían en pleno invierno, frío constante y un aroma desagradable todo el tiempo.

La historia llegó al público gracias a los investigadores Ed y Lorraine Warren, cuyo caso fue llevado a la pantalla con «The Conjuring», en donde vimos posesiones por parte de la bruja Bathsheba Sherman -que en realidad no existió- y exorcismos que finalmente liberaron a la familia, pero, ¿también a la casa?

Los actuales dueños son Cory y Jennifer Heinzen, propietarios desde 2019, quienes han mencionado que la casa no está libre de sucesos espeluznantes, de hecho, mencionaron que una de las habitaciones tenía neblina negra que se reunía en un área y luego se movía.

La pareja es investigadora paranormal, así que, además de adquirir la casa por sus 3,000 pies cuadrados, lo hicieron porque vieron un negocio en ella: rentarla por noche a cazadores de fantasmas, que de hecho tienen reservas hasta el 2022, por lo que una condición de la venta es mantener esas reservas.

La casa es una verdadera reliquia, pues se construyó en 1736, por lo que, con fantasmas o no, el inmueble tiene mucha historia. Junto con la propiedad, se incluye la venta de 8 acres en total, un espacio considerable para el precio de venta de 1.2 millones de dólares.

De adquirirla, solo te recomiendan seguir el consejo que el antiguo dueño les dio a los Perron: «Dejen las luces encendidas por la noche

Nota publicada anteriormente en Robb Report USA

Pixel Pixel