Este invernadero cinético de Heatherwick Studio en West Sussex se abre igual que una flor

Ubicado en los impresionantes jardines de la histórica propiedad Woolbeding Gardens en West Sussex, Heatherwick Studio y National Trust sembraron una nueva estructura que se encargará de cuidar a las plantas que viven dentro de ella al mismo tiempo que luce como una flor.

El invernadero cinético concebido en colaboración con The Woolbeding Charity está inspirado en el espíritu de los terrarios ornamentales victoriales. La ingeniería detrás es tan vanguardista que además de funcionar como una protección para las plantas, ofrece un elemento decorativo para el nuevo Jardín de la Ruta de la Seda.

Fotografías: Woolbeding Gardens

La estructura cuenta con diez ‘pétalos’ de acero con fachada de vidrio y aluminio que tardan cuatro largos minutos en abrirse, creando un inmenso espacio de 141 metros cuadrados en forma de corona.

Thomas Heatherwick dijo: “Este es un lugar y un proyecto que literalmente se desarrolla. Atraviesas este fascinantemente hermoso jardín y descubres un objeto que comienza como una joya y termina como una corona, mientras el Glasshouse se despliega lentamente”.

Fotografías: Woolbeding Gardens

El invernadero de Heatherwick Studio es una estructura funcional y protectora para los árboles y arbustos subtropicales alojados en su interior. En los días cálidos, el invernadero permitirá que las plantas reciban la luz solar y ventilación al abrir sus pétalos, mientras que en climas más fríos la estructura permanecerá sellada para proteger la fauna que ahí habita.

El jardín que rodea el invernadero forma parte de la Ruta de la Seda, la cual invita a los visitantes a que a través de un paisaje influenciado por la antigua ruta comercial entre Asia y Europa conozcan cómo ambos continentes intercambiaban productos como la seda y se exportaban especies de plantas a Gran Bretaña por primera vez, tal es el caso del romero, la lavanda y el hinojo.

Fotografías: Woolbeding Gardens

Un camino permite a los visitantes moverse a través de más de 300 especies y doce regiones distintas de la Ruta de la Seda. Desde los árboles de hoja de perenne del Mediterráneo, hasta las aromáticas rosas Gallica que se introdujeron por los comerciantes de Persia.

Otras especies como la Aralia Vietnamita se encuentra en el interior y este es solo el inicio de una larga lista de especies que el invernadero resguarda en su interior.

Pixel Pixel