Zegna 232, el camino hacia el futuro de la casa de moda italiana

Dicen por ahí que “si quieres un cambio verdadero, debes caminar distinto”, pero eso no implica tener que cambiar el camino, y prueba de ello es lo que ha hecho el Grupo Ermenegildo Zegna que durante más de un siglo ha recorrido el emblemático sendero construido por su fundador, arraigándose a sus orígenes y valores, pero sin dejar de lado su evolución.

Hablamos de los 44 kilómetros de la Carretera 232 que Ermenegildo Zegna pavimentó hace más de 110 años en el Piamonte, al norte de Italia, cuando no era más que un conjunto de rocas yermas y el sueño de un visionario.

Pero también, y sobre todo, de esa ruta trazada por un exquisito productor de telas de lana que llevó a la conformación de un imperio mundial de lujo que comprende las marcas Zegna y Thom Browne, además de un laboratorio textil y una división de fabricación sin igual que fomenta las mejores telas italianas, a través de la preservación de molinos artesanales únicos.

Fotos: Zegna

Zegna levantó una fábrica de lana que terminó convirtiéndose en una marca de ropa masculina de lujo con una plataforma de manufactura textil sin igual. Y hoy, basándose en sus ideas, principios y visión del mañana se sigue caminando por ese sendero, reconociendo que es más importante el viaje que el destino.

Desarrollo ético y sustentable

Zegna no solo construyó una de las empresas familiares más exitosas de Italia. También desarrolló una comunidad de interdependencia de apoyo mutuo alrededor de su fábrica de lana.

Asimismo, ha establecido un vínculo respetuoso y responsable con la naturaleza. En la década de 1930, se plantaron más de 500,000 árboles en el territorio natural de lo que hoy es Oasi Zegna: 10,000 hectáreas sobre lo que alguna vez fue una ladera casi sin vida, estableciendo un legado de respeto, protección ambiental y sostenibilidad. Definió, por tanto, un nuevo tipo de emprendimiento ético y un espíritu de retribución.

La misión del fundador, transmitida de generación en generación, es crear cosas bellas de la mejor calidad aplicando un enfoque responsable a la producción. En este sentido, soberbios tejidos, impecable confección y destacados complementos se unen para preservar un ecosistema único.

En el Grupo Ermenegildo Zegna, la innovación se une a la creencia del poder de la fortaleza humana regida por el principio de que las actividades industriales no deben dañar el medio ambiente.

Zegna 232

Zegna 232 aparece en la actualidad como resultado de todo ese legado de 112 años, guiado por esos mismos valores, con una perspectiva de futuro que empata con la vida y obra de un grupo de visionarios que se unen por un conjunto de principios compartidos y una visión progresista del futuro en la nueva campaña de la marca.

Una campaña que es protagonizada por el  músico Marracash, el actor Isaac Hempstead Wright y el director de movimientos Yagamoto, quienes se unen para definir nuevas direcciones y liderar el cambio. Estos visionarios desafían las convenciones y se atreven a tomar decisiones audaces que establecen un nuevo camino para ellos y para que otros les sigan.

Zegna comparte sus historias personales y sus puntos de vista para iluminar la belleza que se encuentra cuando nos movemos por la vida con intención, impulsados por un fuerte sentido de propósito.

Marcando una nueva era, los 232 se observan en momentos cinematográficos que ponen la atención en sus dinámicas personalidades y su particular sentido del estilo y han sido plasmados por el vestuario reimaginado por el Director Artístico Alessandro Sartori, concebido para fomentar la expresión personal y la libertad de movimiento.

La campaña presenta la nueva e icónica marca ZEGNA 232, una representación gráfica del camino junto con un poderoso símbolo que traza un viaje siempre hacia adelante.

Pixel