Prada y Adidas Originals revelan la segunda entrega de las icónicas Superstar

En estos particulares momentos donde las marcas buscan nuevos compradores en las generaciones más jóvenes, Prada y ​Adidas Originals se aliaron por segunda vez en una propuesta atemporal repensada para el presente: revisitar el calzado ​Superstar​.

Ahora, puesto a la venta de manera individual, el icónico estilo del ​Superstar se ofrece en tres tipos de tonalidades: blanco monocromático, blanco y negro, y plateado cromado con blanco. Para una nueva década, las marcas promueven un nuevo punto de vista.

Esta continua asociación entre ​Prada ​y Adidas enfatiza sus cualidades compartidas y similitudes: colaboración, el respeto inherente por la tradición y una pasión por el deporte.

Hechura artesanal

La hechura artesanal se encuentra en el corazón del sneaker ​Prada Superstar –creado por los especialistas en calzado de ​Prada​-, que fusiona el léxico de lujo con el lenguaje de alto rendimiento de la ropa deportiva en el estilo de un modelo que siempre ha sido, por sí solo, único e innovador.

La silueta icónica del calzado ​Adidas Originals ​Superstar –un diseño inherentemente moderno y enteramente unisex, creado en 1969–, ahora está realizada de cuero de grano completo.

Su origen –made in Italy– se estampó con calor en el costado, un marcador de máxima calidad apreciado en todo el mundo, junto con los dos logotipos de ​Prada y el trifoglio ​Adidas​, que aparecen juntos en la lengüeta de cada par.

La importancia de la artesanía, se subraya en esta nueva colaboración entre Prada y Adidas, ​que este mes sale a la venta en México en tiendas físicas o en los canales digitales: prada.com y adidas.com.

La colaboración entre ​Prada y ​Adidas ​parece que continuará, ya que la siguiente fase de esta unión está vinculada a la America´s Cup, que es el trofeo deportivo más antiguo y una de las competiciones de navegación más prestigiosas, una arena en la que ​Prada ​ha tenido una extensa participación con el establecimiento del equipo de navegación Luna Rossa en 1997.

Pixel