Así es como se distingue a un verdadero gentleman mexicano

Compartir

La fecha era 15 de octubre de 1932 cuando un grupo de amigos empresarios cambiaron la historia de México por siempre al inaugurar la primera sede del actual BBVA. Antes de que tan siquiera terminara la década, el banco ya contaba con corresponsales en Chicago y Nueva York.

Desde aquel entonces la tradición de excelencia y triunfo de BBVA se ha consolidado como la imagen del actual gentleman mexicano, un caballero destacado no sólo por su espíritu innovador y habilidad para los negocios, sino también por su estilo y gustos refinados.

gentleman mexicano

Hoy en día muchos creen poder llamarse auténticos dandys mexicanos pero, tal como con lo demuestra BBVA, no todos pueden presumir de ser un auténtico orgullo nacional.

Para conformarse como una de las empresas más destacadas de México, el banco cumple con ciertos lineamientos que comparte con el auténtico gentleman mexicano.

Un caballero mexicano siempre será un ferviente patriota y, aunque su éxito lo lleve a cruzar fronteras y conquistar diferentes naciones, su corazón siempre estará en sus raíces. Tal como BBVA, quien a pesar de contar con sucursales por todo el mundo, sigue siendo el banco de México.

gentleman mexicano

Por supuesto, el gentleman mexicano se reconoce a donde sea que vaya por un magnetismo natural que no solo proviene de su imagen cuidada hasta el más mínimo detalle, sino también de la personalidad cálida y atenta que comparte con BBVA, cuyos servicios siempre te harán sentir importante.

Así como puede apreciar tanto una copa de vino tinto como un buen tequila, el caballero México y BBVA siempre saben cómo solucionar cualquier tipo de obstáculo y alcanzar incluso las metas más difíciles gracias a su gran versatilidad.

gentleman mexicano

Sin embargo, quizá la característica más importante que comparte el gentleman mexicano con BBVA, es su constante búsqueda por alcanzar la perfección en todos los niveles, no para alcanzar su propio éxito, sino para asegurar el de los demás.