Neuralink de Elon Musk tiene un fuerte competidor, conoce a Inbrain y sus chips cerebrales

Desde el año pasado Elon Musk le ha dado a conocer al mundo su trabajo en Neuralink, una de sus muchas empresas en la que, a diferencia de SpaceX, su objetivo es descifrar los confines de la mente humana con una interfaz cerebro-computadora. Aunque sus avances han asombrado al mundo, no lo han hecho con la startup española Inbrain.

Inbrain ha trabajado los últimos 8 años en un implante neuronal especializado hecho de grafeno, que según sus expectativas supera por mucho a Neuralink.

Fotos: Inbrain

Carolina Aguilar, cofundadora y directora ejecutiva de Inbrain comentó que ‘las interfaces cerebrales deben hacer bien tres cosas: registrar señales cerebrales, estimularlas y luego permanecer estables durante muchos años en el cerebro’.

¿Qué están haciendo diferente?

A diferencia de Inbrain y su grafeno, Neuralink parece estar utilizando un polímero llamado Pedot, el cual se degrada dentro del cerebro demasiado rápido como para servir como un material que puede mantenerse dentro por mucho tiempo.

Por otro lado, el grafeno utilizado por la empresa española tiene un solo átomo de espesor y también se encuentra entre los materiales más fuertes, de hecho, los creadores de este material ganador el Premio Nobel de Física en 2010.

Fotos: Inbrain

Aún así no todo ha sido fácil para Inbrain con este material, ciertas formas de grafeno puede ser tóxico por ello durante 8 años de investigación la empresa ha patentado una forma que es totalmente segura, tiene mayor durabilidad y conductividad eléctrica.

Cerca de ser una realidad

Hace poco Inbrain obtuvo 17 millones para financiar la primera prueba en humanos, las pruebas ya han pasado por cerebros de ovejas y su principal objetivo en personas es tratar el Parkinson.

Foto. Neuralink

La primera prueba tendrá como objetivo evaluar la seguridad del grafeno para los implantes neuronales, para posterior empezar a brindar tratamiento terapéutico de las enfermedades cerebrales que han aquejado a la humanidad por siglos.

Y la pregunta del millón, ¿podría Neuralink obtener grafeno para usarlo en su propia interfaz? La respuesta en palabras de Carolina Aguilar es ‘no’, para ello Musk tendría que adquirir la empresa española y esto parece una tarea complicada.

Pixel Pixel