Conoce ‘Mambo’, el barco impreso en 3D que deslumbró en el Salón Náutico de Génova

El Salón Náutico de Génova es uno de los eventos más relevantes del mundo en cuanto a botes, yates y superyates, y su reciente edición introdujo uno de los ejemplares más llamativos para el agua de la actualidad, como el Mambo, de Moi Composite.

Principalmente, cautivó la atención de los fanáticos por tratarse del primera embarcación ligera de fibra de vidrio impresa en 3D en el mundo.

Su nombre, Mambo, es un acrónimo de motor additive manufacturing boat, que también representa algunas de las capacidades principales de este ejemplar.

Es un vehículo acuático súper ligero y de rendimiento optimizado que esboza la forma de una lancha de carreras, por su proa tan especial.

El casco se asemeja también al famosísimo catamarán Arcidiavolo diseñado Sonny Levi (el que definió esta categoría de diseño adoptada en los botes de alta performance) donde las formas orgánicas parecen perseguirse antes de transformarse en elementos estructurales y funcionales.

Este Mambo de Moi Composites fue fabricado mediante una tecnología de impresión 3D patentada, llamada fabricación de fibra continua, que creó digitalmente la forma completa de este acuático tan particular.

El sistema funciona de la siguiente manera: utiliza Autodesk (software de diseño 3D, que entre otras cosas hacen realidad los bocetos de los carros) para comandar suerte de gran impresora 3D, con un brazo enorme capaz de depositar fibras continuas de resina termoendurecible en una forma definida y en grandes tamaños.

Así es que los robots de impresión siguen con pericia el conjunto de algoritmos generativos que van dando forma a los objetos a través de una computadora.

En cuanto a sus dimensiones, con 6,5 metros de eslora y 2,5 de manga o ancho, el resultado revela una embarcación de forma nunca vista antes.

Una capa elegante y brillante de pintura color azul adorna el diseño terminado, que definitivamente deslumbra sobre la superficie del agua.

Su estructura es ultrarresistente y liviana brindándole un peso en seco de solo 800 kilos.

Luego se equipa con un sistema de navegación real, motor de 115 caballos, piso de corcho y asientos en piel blanca.

“Participamos en el salón náutico de Génova en 2017, y fue durante este evento que se nos ocurrió la idea de hacer el Mambo. Primero vimos el proyecto cómo darle forma, luego le dimos vida y finalmente llegó al mar. Hemos impreso un barco en 3D, mejorando el concepto de personalización con un diseño único creado y adaptado a la mente del propietario, para brindar a todos la oportunidad de comprender y experimentar el mar a su manera. Todo esto no hubiera sucedido sin el apoyo de nuestros socios, que creyeron en este ambicioso proyecto”, dice Gabriele Natale, CEO y cofundadora de Moi Composites.

A su turno, la profesora Marinella Levi, cofundadora de Moi, citó a Carlo Riva (el constructor italiano de botes más destacado del universo marino) durante la presentación del Mambo, diciendo: “Lo más importante de los barcos es lo que no ves, son los materiales».

Eso es cierto, incluso en el mundo del asfalto y las cuatro ruedas, y son los avances críticos en la impresión 3D de la actualidad que brindan la capacidad de imprimir materiales avanzados, especialmente compuestos de fibra continua.

“La tecnología de fabricación continua de fibra puede imprimir en 3D productos reales en formas imposibles. El material y el diseño de Mambo se eligieron cuidadosamente para demostrar el poder de ésta tecnología. Impulsamos las formas orgánicas del barco con cada curvatura imposible de fabricar hasta el día de hoy«, dijo Michele Tonizzo, cofundador y director de tecnología de Moi.

Pixel