Conoce la nueva cámara Leica reforzada en kevlar para fotógrafos todo terreno

Una cámara Leica, es a la fotografía, lo que un Bugatti Veyron es al automovilismo, una obra de arte de la ingeniería que ahora llega a nosotros enfundada en kevlar para garantizar fotos interminables.

Cada cámara Leica ha sabido cotizar a lo largo de los años debido a su irrenunciable calidad y este es el caso de la nueva «reporter» M10-P.

Y esto es lo primordial en una cámara Leica cuando quienes las empuñan son fotoperiodistas, espectadores por pasión y participantes como consecuencia, debido no solo a su practicidad sino a su calidad de imagen.

Así es que Leica, una empresa de fabricación alemana conocida por su construcción superior y lentes nítidos lanzó recientemente una edición especial de su cámara M10-P en celebración del Premio Leica Oskar Barnack.

Cámara Leica reporter M10-P

Esta cámara Leica viene recubierta con una armadura de Kevlar y una tela plástica de poliacrilamida ligera, que tiene una resistencia a la tracción tan alta que sus fibras no se pueden estirar.

El envoltorio de kevlar se usa tradicionalmente en la fabricación de chalecos antibalas, ya que la tela tiene una estructura molecular increíblemente fuerte.

¿Por qué la necesidad de una cámara casi a prueba de balas? Es posible que Leica no sugiera que debería usar su cámara como un escudo a prueba de balas, pero sí garantiza la calidad del producto por años de uso.

Con esta nueva cámara Leica, puede estar seguro que manejará una pieza de equipo que podríamos decir que es prácticamente irrompible.

Incluso esta M10-P lleva un camuflaje con un borde verde musgo y centro de kevlar antideslizante grabado con diamante.

Algo requerido por los fotoperiodistas y que Leica cumple en todos sus modelos y aquí se repite, es el telémetro M-10 naturalmente discreto, con un obturador prácticamente inaudible.

Incluso Leica presume de ser la cámara M más silenciosa de la producción pasada y presente, de modo que la labor de quien empuñe esta belleza pasará totalmente desapercibida.

Desde detrás de la cámara, el usuario pueden encontrar una pantalla de visualización digital que revela la escena que está por delante registrada por el objetivo.

Asimismo posee botones de menú que permiten ajustar la configuración del valor de luz y las funciones de zoom, junto con la rueda de avance de película del telémetro.

Esta edición especial de M10-P presenta características conocidas de los mismos modelos precedentes, como el sensor de 24MP (5976×3992 pixels) para fotografías de alta calidad y un búfer interno de 2GB para mejorar el tiempo de rendimiento.

Permite utilizar tarjetas SD normales hasta 32GB y en el caso de las SDXC, carga hasta 2TB. Usa sistema de lentes intercambiable en bayoneta de la serie M o bien permite el uso de lentes de la serie R, con un adaptador.

En la misma línea de sus minuciosos detalles, esta reporter posee un indicador de nivel digital integrado para disparos constantes.

Al igual que el resto de las Leica, esta M10-P cumple la promesa de Leica que al ser ensamblada a mano, ofrece lentes construidas con el cristal de la más alta calidad disponible.

Cuando el sigilo está en juego para la mayoría de los usuarios de estas máquinas, ésta Leica es ideal para perderse entre la multitud y pasar desapercibidos.

Además de ser una joya de la fotografía, la nueva reporter es de edición limitada en 450 piezas alrededor del mundo y posee un precio de 8,795 dólares en la web de la marca.

Pixel