Así es como esta Coffee Table se convierte en un controlador para Arcade

¿Qué otro uso se le podría dar a una elegante coffee table? Love Hultén hace realidad el sueño de todo gamer al crear una mesa con un aspecto moderno que esconde en su interior un preciado tesoro que los amantes del Arcade amarán.

Los hombres modernos que han invertido gran tiempo y esfuerzo en el diseño de sus hogares hoy pueden complementar ese lugar con esta pieza decorativa y también muy funcional, fabricada por una empresa de diseño sueco que ha llevado el lujo y el amor por los videojuegos Arcade al siguiente nivel.

Arcade

¿Coffee Table?

Fabricada con gran maestría en nogal americano, esta Coffee Table se convierte en un controlador de Arcade para dos que se encuentra escondido en una especie de cajón al frente; como sorpresa adicional, las manijas del cajón son removidas y ensambladas en el controlador, fungiendo como un joystick para cada jugador.

Cada uno de los jugadores tiene a su disposición un joystick y seis botones que remiten a las clásicas consolas de Arcade tan famosas hace algunos años, y que formaron parte de la niñez de muchos. En la parte de en medio se encuentran ubicados tres botones más de acción – inicio, selección y pausa -, además de algunas luces LED.

Un vez que se termine de jugar solamente es necesario desenroscar las perillas-joystick, ponerlas en su lugar, cerrar el cajón y disfrutar de una mesa moderna con mucha personalidad.

Arcade

Love Hultén reinventa el mundo de las consolas 

Desde sus inicios, Love Hultén se ha dedicado a utilizar la artesanía y la tecnología moderna para crear prototipos únicos y exclusivos, cada uno de ellos producido, pulido y ensamblado de manera artesanal en Gotemburgo, Suecia. 

En la página web de la empresa es posible admirar diversas piezas entre las que destaca una consola en forma de hamburguesa y un gabinete de televisión antigua que es capaz de emular sistemas de juegos clásicos.

Para conocer más acerca de Love Hultén y sus extravagantes piezas artesanales, da click aquí.

Pixel Pixel