Estas son las joyas embrujadas más famosas del mundo

Compartir

No todo lo que brilla es oro, y hay veces en que incluso la joya más deslumbrante puede ocultar un oscuro secreto que te hará pensar dos veces antes de colocarla sobre ti.

Por generaciones las leyendas de joyas embrujadas han fascinado a miles de supersticiosos que, incluso hoy en día, aseguran que existen gemas en el mundo que representan una invitación abierta para la desgracia. ¿No te sientes convencido? Conoce la historia detrás de estas piezas y decide si aún estarías dispuesto a utilizarlas.

El diamante Hope

Quizá uno de los diamantes más famosos del mundo, pero no por su valor. Esta mítica pieza que hoy descansa en el museo Smithsonian de Washington D.C es originaria de la India donde se piensa fue robada de una escultura de la Diosa Sita, quien se venga de aquellos que la adquieran o utilicen.

A lo largo de la historia, diversos miembros de la aristocracia y realeza que han adquirido el diamante Hope murieron de forma trágica en suicidios, masacrados por revolucionarios violentos e incluso atacados por animales salvajes.

El diamante Black Orlov

Al igual que el diamante Hope, la leyenda cuenta que esta gema fue robada de un templo hindú y llevada a Estados Unidos por el reconocido joyero, J. W. Paris, quien terminó saltando de un rascacielos en Nueva York.

Entre sus diferentes dueños se encuentra la princesa rusa, Nadia Vygin-Orlov, quien originó el nombre actual del diamante y quien después de un tiempo se suicidó de la misma forma que el joyero que trajo la gema al Nuevo Mundo.

El diamante Koh-i-Noor

Esta joya ha pertenecido a la familia real británica por generaciones, pero han sido pocos los monarcas quienes se han atrevido a usarlo a causa de la supuesta mala suerte que trae. Todos los hombres que la han tenido perdieron su trono o cayeron en la desgracia.

Por fortuna existe una forma de contrarrestar el maleficio de esta joya. De acuerdo a la leyenda el diamante no afecta a las mujeres y, de hecho, la Reina Victoria ha sido la única reina en utilizarla y vivir para contarlo.

El zafiro Delhi Purple

Esta joya maldita fue la inspiración detrás de la novela The Purple Sapphire escrita por Edward Heron-Allen, un reconocido escritor quien después de adquirir la joya a finales del siglo XIX comenzó a experimentar toda clase de sucesos extraños que le llevaron a eventualmente regalar el zafiro.

Hoy el Museo de Historia Natural de Londres resguarda la pieza y son pocos los que se atreven a tan siquiera tocarla cuando se necesita trasladar para una exposición, ya que algunos trabajadores han caído enfermos después de moverla.

El tesoro Lydian

Este deslumbrante broche de oro puro es uno de los más de 300 objetos que conforman al «tesoro Lydian», una basta colección de artículos preciosos que fueron robados de una zona arqueológica en Turquía para después ser vendidos en Estados Unidos.

Según cuenta el relato los siete responsables del saquear el tesoro tuvieron muertes violentas en las que sufrieron enormemente. Aunque durante años Turquía y el Museo Metropolitano de Nueva York se disputaron las piezas del tesoro, al final todas regresaron a su país de origen por lo que hoy quizá su maldición haya terminado.