Carat, el último lanzamiento femenino de Cartier

Compartir

Parecería difícil crear la esencia de una joya dentro de un frasco de perfume. Las piedras preciosas, que carecen de olor, han sido el ícono de grandes piezas de joyería para la firma francesa. El concepto detrás de Carat, el último lanzamiento femenino de Cartier, es realmente elegante.

Relacionada: Tres perfumes imprescindibles para regalarle a ella

Con la inspiración de la luz desprendida de los diamantes, la perfumista Mathilde Laurent ha creado una esencia sin igual. La historia de esta creación proviene específicamente de cómo un rayo de luz brillante incide en la piedra preciosa y se refracta en un espectro completo de colores, exactamente como si fuera un arcoíris.

La inspiración para esta nueva obra de Cartier es un concepto que traslada un fenómeno visual a una esencia, que queda capturada en un frasco con la identidad elegante de la firma nos daban la bienvenida para conocer de primera mano la esencia de Carat.

CARTIER CARAT PARFUM 1 1024x1024 - Carat, el último lanzamiento femenino de Cartier

“Mathilde siempre piensa en las flores raras y que no puedes ver en todos lados. En la fórmula no hay rosa ni jazmín ni orquídea; son diferentes flores que corresponden a los colores del arcoíris, al reflejo de la luz inspirada por los quilates. Se trata de una narración bellísima porque nunca se sabe qué pondrá Mathilde dentro. En Carat, el azul sería el jacinto; el violeta, por supuesto, sería la violeta, y el rojo sería el tulipán, pero cuando te das cuenta de que este último no tiene un olor significativo, se vuelve todo un misterio”, nos cuenta Léa Vignal, cabeza de la división de fragancias en Cartier.

Relacionada: Salvatore Ferragamo renueva sus fragancias con un nuevo diseño especial

El brillo y la elegancia en los diamantes son las musas para la historia detrás del perfume. Su creadora procuró un arcoíris floral, una composición de siete flores, cada una de las cuales ha sido elegida para representar cada color del espectro.

El frasco es una belleza estética: como un diamante con corte perfecto, capta la luz y refleja los tonos del prisma, se descubren desde el blanco hasta las tonalidades del arcoíris que resaltan las vibraciones de color.