Arquitectura, historia y buen vino se conjuntan en Cuna de Tierra, escape sibarita en Guanajuato

Pocas bodegas de vino tienen una larga línea de historia, una que incluso vio pasar momentos históricos importantes. Una de ellas es Cuna de Tierra, una bodega que con un pasado lleno de datos importantes se relaciona, incluso, con personajes como el padre de la patria, Miguel Hidalgo y Costilla.

En 1995 Cuna de Tierra inició su historia moderna, cuando se plantaron las primeras vides de Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Semillón y solo tuvieron que pasar 10 años más para que, en el 2005, vinificaran y lanzándose una primera producción comercial en 2008.

Cuna de Tierra, una bodega con historia

Desde su infraestructura, la vinícola rinde homenaje a su historia y a la tierra que ha permitido crear sus distintas variedades de vino.

El lugar fue diseñado por los arquitectos Ignacio Urquiza Seoane y Bernardo Quinzaños Oria. Uniendo el desarrollo del vino, los visitantes y el ambiente, se tiene como principal uso el tepetate colado.

Fotos: Instagram @cunadetierra

Con 30 hectáreas de vid en producción, Cuna de Tierra espera recibir este año 140 toneladas de uva con las que producirá 100 mil litros de vino que equivalen a 120 mil botellas de vino.

Entre sus vinos se encuentra Pago de Vega, un ensamble con varietales Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot y Cabernet Franc y crianza de 14 a 18 meses en barrica nueva francesa; Cuna de Tierra, otro ensamble de Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Cabernet Franc con crianza de 12 meses en barrica americana, francesa y húngara; un Sauvignon Blanc; Syrah y Torre de Tierra que es un ensamble de Tempranillo y Cabernet Sauvignon.

Fue durante su X Fiesta de la Vendimia, la cual se detuvo durante un año a raíz de la pandemia, que el viñedo presentó su más reciente etiqueta M3, con una crianza de 6 meses en barricas nuevas y de segundo uso de roble francés, húngaro y americano que da como resultado un Malbec 40%, Merlot 30% y Marselan 30 por ciento.  

Cuna de Tierra se ha posicionado entre los mejores vinos de nuestro país según la guía de catadores, además de ser galardonado en Decanter, el mayor concurso internacional de vinos, siendo uno de los mejores rankeados en el país.

Otros de los reconocimientos del viñedo son: mejor proyecto industrial en la Bienal de Arquitectura de la Ciudad de México, Iconos de Diseño Mexicano y medalla de plata en la XIII Bienal de Arquitectura Mexicana.

Pixel Pixel