Veuve Clicquot se une a Yayoi Kusama para un juego de damas

¿Qué tienen en común las burbujas del champagne y Yayoi Kusama? La respuesta la tienen las burbujas del vino espumoso y los polka dots, patrón insignia de la icónica artista japonesa, que ahora visten la caja y la etiqueta de la edición especial de La Grande Dame 2012 de Veuve Clicquot.

A pesar de que tienen 150 años de diferencia, Madame Clicquot Ponsardin y Yayoi tienen mucho en común, como que ambas buscaron la excelencia en todo lo que hacían y rompieron los códigos de género establecidos de sus épocas hasta conseguir su independencia. El primer “encuentro” entre estas dos damas se dio en 2006, cuando Kusama intervino un retrato de la fundadora de la casa con sus característicos lunares rojos para una subasta de caridad realizada en Tokio, y que causó sensación, como muchas de sus piezas.

(C) Yayoi Kusama, Veuve Clicquot

Ahora en 2020 vuelve a la maison para celebrar la gloria de su nuevo vintage, un cuvée en su mayoría compuesto por uvas Pinot Noir (90%) y por Chardonnay (10%), provenientes de los viñedos grands crus de Aÿ, Verzenay, Verzy y Ambonnay, y que son un orgullo para la casa de champagnes. Con esta colaboración, Kusama busca enviar un mensaje de esperanza y alegría al mundo (sobre todo en estos tiempos).

La colección cuenta con dos formatos, el de 750 ml con motivos florales y lunares que está a la venta en su sitio aproximadamente $198 dólares, y el formato Magnum —el más exclusivo— para el que la artista tuvo otros planes, pues las 100 botellas edición especial numeradas están rodeadas por una pieza llamada My Heart That Blooms in the Darkness of The Night, que consiste en una enorme flor con colores estridentes que simboliza la energía, el amor y la celebración por la vida, y que le tomó 250 horas de elaboración. Se venderá en cerca de $36,000 dólares.

Pixel Pixel