Un vaso para tomar whisky en el espacio

El whisky tiene cada vez más presencia en el espacio, pues un par de marcas ya pusieron algunas botellas de esta bebida en órbita, con fines de investigación. Ahora Ballantine’s lo hará con intenciones recreativas.

James Parr de Open Space Agency creó un vaso para asegurarse de que la bebida se pueda consumir sin problemas donde no existe la gravedad. El Space Glass es un prototipo que probaron en la ZARM Drop Tower de Alemania. El envase recrea las condiciones de consumo de whisky aquí en la tierra con ayuda de la física y exclusivos materiales.

El vaso cabe perfectamente en la palma de la mano, está hecho de oro rosa y plástico impreso en 3D. Este metal precioso se utiliza mucho en tecnología espacial debido a que desvía la radiación del sol, además de que sus propiedades poco radioactivas evitan que se modifique el sabor del whisky.

En el fondo del vaso hay una boquilla que se conecta directamente a la botella de Ballantine’s, con la finalidad de evitar que se derrame el whisky. El líquido sube por una espiral que está alrededor del vaso y llega hasta una boquilla de oro rosa.

Pixel