No todo lo que brilla es oro. Puede ser tequila Solarum con hojuelas comestibles del preciado metal

Tequila Solarum

Lo hemos visto, desde luego, en joyas, relojes, gadgets, autos, bicicletas, motocicletas y cada vez más en distintos platillos, pero ha llegado el momento de que el oro empiece a brillar mezclado con el destilado más mexicano.

Hablamos de Tequila Solarum, único en su tipo, con hojuelas comestibles del preciado metal.

Tequila Solarum

Elaborado 100% de Agave Azul, Tequila Solarum añejo cristalino es único en su tipo ya que está mezclado con hojuelas de oro comestible de 24 quilates, las cuales son de grado alimenticio y se encuentran dentro del líquido, sin afectar las propiedades del tequila, pues son imperceptibles e insaboras a la hora de ingerirse.

Es una bebida suave, pero con carácter y con un equilibrio de sabor, profundidad y aroma. Combinación única que se obtiene seleccionando los mejores agaves de la región de Tequila, Jalisco, México y después de un añejamiento en barricas de roble blanco americano por más de 15 meses.

Cristalino a la vista, Tequila Solarum presenta un aroma amaderado con un toque dulce; mientras que en boca se ofrece suave con notas amaderadas y un toque de miel 100% de agave. Se recomienda degustarlo en las rocas y sin mezclar, acompañado de fiambres.

Presentación

Producido de forma artesanal, Tequila Solarum cuenta con certificación kosher y se encuentra disponible en una única presentación de 750 mililitros a 35% alc/vol, en una botella con diseño exclusivo que cuenta con un dispositivo de luz led en la parte inferior, el cual puedes activar en tres modalidades diferentes.

En el empaque que lo contiene, viene grabada la leyenda de la empresa, basada en una historia prehispánica que, a grandes rasgos, relaciona la presencia del oro en el destilado con la armadura del Dios Quetzalcóatl, quien en un viaje al inframundo cayó en un abismo inundado de un líquido con un aroma muy peculiar que lo mantuvo inconciente por varios días.

Al despertar, se dio cuenta que se encontraba en un lugar mágico y que había ocurrido algo inesperado, ese líquido se había fusionado con las partículas de oro de su vestimenta creando un elixir que dio vida al hombre del quinto sol.

Fotos: Tequila Solarum

Durante miles de años, ese líquido, al que llamaron agua de vida eterna, quedó resguardado en un lugar secreto para que fuese encontrado por el patriarca del nuevo mundo.

Es allí donde nace Casa Kadush, cuando un antiguo alquimista que exploraba los campos de agave de la ciudad de Tequila se enfrenta a una tormenta que lo hace caer en una grieta abismal que lo lleva al escondite donde se encontraba el agua cristalina con destellos brillantes.

Ahí comprendió que ese líquido era el agua de vida que tanto deseaba encontrar la humanidad, y que él era el elegido de transmitir el sabor de su legado. Así es como se crea Tequila Solarum, un tequila añejo cristalino con hojuelas de oro comestible de 24K, según cuenta la marca en su página de Internet.

La botella de Tequila Solarum cuesta 4,400 pesos y está disponible en este enlace.

Pixel