¿Por qué debes ir de vacaciones a Baja California? El chef Javier Plascencia te lo responde

¿Por qué Baja California? Algunos dicen que es por su clima. Otros que se trata de la naturaleza que la rodea. También están los que piensan que la respuesta está en sus placeres: sus vinos, sus pescados, sus atardeceres. Pero lo cierto, y en lo que todos coinciden a la hora de buscar respuestas que permitan comprender en qué momento Baja California se convirtió en uno de los paraísos que mejor apapachan en México, es que para conocer (y disfrutar) este destino hay que volver más que un par de veces.

Algo que resulta sencillo para quienes encuentran en su primera vez decenas de pretextos para regresar y comprueban que la gente que la habita es la respuesta general y verdadera a la pregunta ¿por dónde comenzar? 

Aquí, la hospitalidad se ha convertido no solo en la gran herramienta para conectar con la gente, sino también en el motor de crecimiento de una región dedicada a la buena vida, casi como filosofía de vida.

Baja California
Javier Plascencia

Y qué mejor que acudir a uno de los encargados de darle vida y forma esta nueva realidad de la ‘Baja’: el reconocido chef internacional Javier Plascencia, quien no sólo ha creado varios de los momentos y espacios más auténticos de la región, sino que, también, se ha dedicado por décadas a difundir por qué debes de ir de vacaciones a Baja California y para ejemplo basta su libro The soul of Baja, una prueba de cada bocado que cualquiera debe buscar a la hora de andar de sur a norte por el estado que ha cautivado a mexicanos y al resto del mundo. 

Baja California
Finca Altozano

Creador de restaurantes que han cambiado la vida gastronómica de la región, como la Finca Altozano, en Valle de Guadalupe, o que han puesto las miradas de críticos internacionales sobre la zona, como el caso de Misión 19, en Tijuana, Javier Plascencia se ha convertido, de manera orgánica y cronológica, en uno de los embajadores más importantes de Baja California, conquistando no sólo por la boca a comensales, sino también involucrando la mirada y cada uno de los sentidos en las experiencias que ha ido desarrollando y que han servido como motores del impulso del estado.

“Aquí cada pueblito tiene una magia y un encanto particular y cuando comienzas a recorrer la región lo notas al instante. Acá lo mismo te encuentras con pescados únicos que fresas u hortalizas que te abren las opciones. El entorno y la naturaleza permiten tanto que se vuelven en un punto de partida. Su diversidad nos impulsa a seguir creando conceptos para nuestra gente y lo importante es que no paramos de descubrir todas las posibilidades de Baja California. Por ejemplo, ahí está Todos Santos, una verdadera joya de la región que que todavía no ha despertado, como el Valle de Guadalupe o Ensenada, pero cuando la gente vea sus posibilidades, sin duda, buscarán llegar. Yo lo descubrí por primera vez hace casi 15 años, gracias a la búsqueda de playas para surfear, y desde ahí se ha convertido en un destino que me llama constantemente, algo que siempre pasa con Baja California”, sentencia Plascencia quien ha creado Todos Santos & Pescadero Culinary Experiences, un festival gastronómico y cultural que busca difundir todos los placeres de un pueblo con mucha historia.

Baja California
Jazamango

Desde actividades alrededor del campo y el mar hasta largas comidas al aire libre, se trata de un evento con  el que año tras año Javier busca poner en el mapa un verdadero paraíso en el que se ubican lugares únicos como el espectacular hotel San Cristóbal, a la orilla del mar, o su restaurante concepto Jazamango, punto de encuentro de todos los invitados. Por aquí han pasado como embajadores lo mismo chefs de la talla de Enrique Olvera de Pujol o Celia Florían de las Quince Letras (Oaxaca), que nuevos valores de Baja California que encuentran una gran oportunidad para presentar sus experiencias.“

Animalón

“Baja California es una tierra muy fértil que hoy mantiene a mucha gente interesada en conocer su historia y cómo empezó todo. Yo vengo de una familia de Tijuana que vive de la gastronomía y ha crecido con la ciudad y con los proyectos de la región, así que la evolución de la Baja me ha tocado vivirla y hoy la disfruto como nunca encontrando nuevas posibilidades entre su gente y sus costumbres”, continúa Javier quien también ha incursionado en experiencias creativas de la gastronomía como lo es su proyecto Animalón by the sea, donde el Mar de Cortés se convierte en la mesa para una de las mejores comidas que se puede tener en México. 

Sí, Baja California entra por la boca, pero se queda para siempre por los ojos y por la nariz. Aquí, un paraíso que hoy sigue creciendo y que evoluciona en cada viaje y en el que cualquiera puede ser más que feliz.

Nota escrita por: Hugo Mena. «El contenido y las opiniones expresadas en los artículos de la publicación son responsabilidad exclusiva de sus autores, por lo que no necesariamente reflejan la opinión de Media Business Generators y/o del editor responsable de la publicación«.

Pixel Pixel