Pasado y futuro, aniversario de Nat Sherman

Michael Herklots se recarga en una silla en la Mansión Nat Sherman en Manhattan y da una larga y sencilla calada a uno de los puros nuevos que celebran el Octogésimo quinto Aniversario de la marca. Exhala despacio, deja caer la ceniza y sonríe. “Es un puro magnífico”, comenta.

En unas horas, este edificio, la tienda principal de la compañía, estará rebosante de gente invitada a celebrar el lanzamiento de Octogésimo quinto Aniversario. Nat Sherman, un negocio familiar fundado en 1930 en Manhattan, produce solamente 25 mil ejemplares y los ofrece en cajas de diez piezas por 190 dólares.

Mientras fuma el puro de 6½ x 54, Herklots –el vicepresidente de ventas y desarrollo de marca de la compañía– describe su composición: hoja nicaragüense, tabaco de relleno y envoltura dominicana. “Esa combinación es única en su tipo”, explica diciendo que la envoltura resta agudeza a los tabacos nicaragüenses. “Comúnmente, los puros (nicaragüenses) tienen mucho sabor, son agresivos y fuertes. Este tiene mucho cuerpo y es intenso, pero conserva el balance”.

Según Herklots, el Octogésimo quinto Aniversario ejemplifica el objetivo de la marca de crear puros que ofrezcan nuevos sabores y nuevas experiencias a los fumadores. “Nuestro negocio es producir puros que sobresalgan, que sean únicos y que no sepan a otras cosas que ya se venden en el mercado”, dice.

Bill Sherman, uno de los vicepresidentes ejecutivos de la empresa y nieto de su homónimo y fundador, dice que el lanzamiento de Octogésimo quinto Aniversario permite a Nat Sherman promover su historia y anticipar su futuro. “Es importante que la gente se dé cuenta de que hemos estado aquí todo ese tiempo. Es momento de respetar, mirar atrás y apreciar los valores y todo lo que ha permanecido sin cambio durante 85 años, pero también es una oportunidad para que expresemos adónde vamos”, comenta.

Nat Sherman comenzó como una tienda de tabaco en Broadway, en el Distrito Garment de Manhattan. (La Mansión, que abrió sus puertas en 2007, se ubica en la esquina de la Calle 42 y la Quinta Avenida, y es uno de los pocos establecimientos con permiso para fumar en la Ciudad de Nueva York.) Según la leyenda de la compañía, en la década de 1930 la tienda era centro de reunión para ejecutivos de las industrias del vestido y del entretenimiento, celebridades del espectáculo y gánsteres. Este último grupo de clientes consideraba a Nat Sherman territorio neutro, donde los rivales podían dejar de lado las disputas mientras disfrutaban de las ofertas de la tienda. Hacia el final de la década, la compañía empleó tabacos cubanos y estadunidenses para producir los primeros puros de la marca Nat Sherman en Tampa, Florida.

El año pasado, Nat Sherman lanzó la edición limitada Joel Sherman Septuagésima quinta Celebración, que conmemoró el cumpleaños 75 del hijo del fundador, que ahora es el patriarca de la familia y el CEO de la marca. Herklots describe ese puro como “elegante, sofisticado y cremoso”.  Dice que los fumadores familiarizados con el puro Septuagésima quinta Celebración deberían prepararse para una experiencia muy diferente cuando enciendan la edición limitada más reciente de la marca. “El Octogésimo quinto Aniversario es todo lo que Septuagésima quinta Celebración no es. Si Septuagésima quinta Celebración es muy retrospectivo porque celebra 75 años, el Octogésimo quinto celebra 85 años y también representa el punto de partida de lo que vendrá. Un 6½ x 54 de densa mezcla nicaragüense pero balanceado y sofisticado no podía ser más pertinente, no solo para la industria y para nuestros clientes, sino por donde nos encontramos en este momento en 2015”, dice.

Por: SHAUN TOLSON

Pixel