¿Olvidaste la cena de fin de año? Aquí unas ideas para salvar la noche

A muchos nos sorprenden las prisas y entre tanto ir y venir se nos olvida una de las cosas básicas de las celebraciones de fin de año: encargar la cena y, a veces, hasta las bebidas. Y, créenos que no pasa nada si no tienes un menú de tres o cinco tiempos, estas opciones te harán salir bien librado (y muy dignamente) de la situación.

Primero lo primero

Ser un buen anfitrión se trata de recibir a las visitas con deliciosas bebidas para ir preparando el ambiente de celebración por fin de año. Para que no te pases toda la noche detrás de la barra, puedes pedir algunos cócteles preparados de algunos de los bares de la ciudad.

Coquetier tiene un kit con cuatro propuestas de la casa que puedes escoger a tu gusto y hasta vienen con sus garnish para que a la hora de servirlos parezca que lo hizo un profesional.

Si eres más de cócteles clásicos, como el Aperol Spritz, el Negroni o el Dry Martini, puedes optar por Café Ocampo, que los entregan a la puerta de tu casa entre 30-40 minutos. Por temporada, tienen también una bebida hecha con tequila Patrón Silver, reducción de ponche, Pedro Ximénez Néctar y Angostura Bitters.

Y si quieres ir a la segura con vino y evitarte la ida al supermercado (que seguramente estará atiborrado), puedes probar con Vinos Chidos, cuya carta cuenta con blancos, tintos y rosados mexicanos, franceses, italianos, españoles y alemanes, que llegan en máximo 90 minutos.

A salvar el fin de año

Una vez resuelto el tema de la bebida, la comida no tiene que ser un dolor de cabeza en la fiesta de fin de año. Esta lista va de lo más sencillo a lo más elaborado:

  • Busca opciones casuales. Sí, muchos restaurantes cierran pedidos de los menús especiales dos días antes de la fecha, pero eso no significa que no tengan opciones de último momento. Como Sonora Grill Group que tiene paquetes deliciosos, como el de costillar al horno con verduras al Josper, puré de papa, gravy de res y vino Terrazas Malbec, disponible a través de su servicio de Pick and Go en cualquiera de las sucursales de Sonora Grill, Sonora Prime y Parrilla Urbana, o también a través de UberEats. Si quieres algo más para picar y sin complicaciones, las empanadas argentinas y los quiches con diferentes rellenos de Parrilla Patagonia no te fallarán.
  • Monta una tabla de quesos y embutidos. Ya sea que la armes desde cero o la compres hecha, no hay manera de que esta opción te haga quedar mal en fin de año. Puedes combinar productos nacionales —como los quesos Ramonetti o Real del Castillo con Prosciutto que Mónica Patiño tiene disponible en Delirio— o algo meramente español, como las opciones de Enrique Tomás que incluyen una selección de quesos curados españoles y jamón ibérico, serrano y bellotero. También hay tablas armadas en Bulla, como el paquete picoteo que incluye tortilla española, plato combinado de embutidos, pimientos del Padrón, croquetas de jamón, morcilla, torreznos y rabo de toro con papas.

Tip: el pan es básico , así que asegúrate de acompañarlo con uno que esté crujiente. En CDMX no paramos por panaderías excelentes, como las baguettes de Café El Olvidado, Costra o Ficelle, que serán el complemento perfecto.

  • Do It Yourself. No tienes que pasarte toda la tarde cocinando para cenar rico. Quizá uno de los platillos más sencillos y rápidos (y más si tienes la ayuda de los mejores chefs de la ciudad) es la pasta. Varios restaurantes se adaptaron a estos tiempos y armaron canastas con diferentes opciones; entre ellos, Sartoria de Marco Carboni que ofrece pastas frescas y hasta las salsas para acompañarlas. Literal, sólo tendrás que ponerlas a hervir y ¡listo! Otra de las opciones que no requiere mayor complicación son los cortes de carne, pero cualquiera, la ocasión amerita lo mejor, en algunas marcas hasta puedes encontrar Wagyu, como en Mizrahi Meats, que te los mandan perfectamente empaquetados hasta tu casa para que sólo lo abras, los pongas al sartén y disfrutes.
Pixel Pixel