Estos son los 5 licores más famosos de Italia que el mundo y la gastronomía veneran

Italia no solo es conocida simplemente por sus excelentes vinos, sino también por poseer los licores más famosos y una gran cantidad de espirituosas.

A estos licores más famosos, a veces se los puede como aperitivo, o como digestivo después de la cena.

Es la clásica costumbre italiana, desde el norte genovés al sur, pasando por Nápoli, Ragusa y Caserta, la de acompañar la excelsa cocina peninsular con cualquiera de estos elixires.

A menudo, muchos de ellos también se convierten en ingredientes importantes para algunos de nuestros postres favoritos.

Los licores más famosos de Italia

A continuación te presentamos una selección de los cinco licores más famosos de Italia, incluso adecuados para estos días de frío nocturno.

Amaro

El amaro es un digestivo potente con una estructura sedosa, a veces incluso almibarada, que se originó en el siglo XIX.

Se elabora tradicionalmente macerando varias hierbas, flores, corteza aromática, cáscaras de cítricos y especias en alcohol, ya sea licores o vino.

Luego, la mezcla se tritura con jarabe de azúcar antes de madurar.

Aunque la palabra italiana amaro se traduce como amargo, los sabores de este licor de hierbas son complejos y pueden variar de terroso y amargo a almibarado, y casi dulce, dependiendo de su edad y los ingredientes utilizados en la mezcla.

Se elabora en diferentes estilos que pueden variar en color, viscosidad y contenido de alcohol.

Entre este grupo por demás versátil, las marcas más destacadas incluyen Ramazzotti, Montenegro, Lucano, Averna, Fernet Branca y Amaro del Capo.

El amaro generalmente se disfruta solo o con hielo, incluso con el café como bajativo o con bebidas cola (muy popular en Argentina); pero algunas etiquetas también funcionan también en cócteles.

Grappa

La grappa italiana, bebida que también tiene mucha popularidad en el cono Sur, se destila de orujo fermentado, que son los componentes sólidos de las uvas que quedan tras exprimir el jugo.

El perfil de sabor de la grappa varía y cada variedad se distingue por su carácter único que depende de la elección de las materias primas, la destilación, así como la naturaleza y la duración de la maduración.

La distinción básica se hace entre la grappa bianca, que se envejece en acero inoxidable, y las variedades doradas que tradicionalmente se envejecen en grandes barricas.

A lo largo de la historia, la grappa se asoció principalmente con las partes del norte de Italia, pero hoy se produce en todo el país.

En Italia, la grappa se disfruta típicamente como digestivo y generalmente se sirve sola, en vasos de chupito.

Amaretto

Este licor clásico se elabora con diferentes combinaciones de aguardientes neutros, caramelo, almendras dulces o amargas.

También con diversas hierbas, especias y ocasionalmente aceite de semilla de albaricoque.

Aunque su nombre proviene del italiano amaro, que significa amargo, el amaretto se caracteriza por su sabor a almendra dulce y toques de notas amargas.

Pero se puede servir solo, como una absoluta delicatessen, con hielo, con jugo de limón y por supuesto con café.

El amaretto se usa a menudo en la preparación de varios postres, mientras que los cócteles y postres a base de amaretto más populares incluyen Godfather, Amaretto affogato, Almond kiss y Nutcracker Martini.

Amaretto affogato (ahogado).

La historia del amaretto está estrechamente relacionada con Saronno, y se cree que la primera versión de la bebida data del siglo XVI.

Además de Italia, se pueden encontrar notables productores de amaretto en los Países Bajos y los Estados Unidos.

Limoncello

Tal vez uno de los licores más famosos de Italia, el verdadero limoncello es elaborado con ralladura de limones de Sorrento de Indicación Geográfica Protegida (IGP o una suerte de denominación de orígen).

Es uno de las aproximadamente 10 variedades de limón, conocido como Feminello que posee escaso jugo pero una gran cáscara, que es lo que da la materia prima óptima para el auténtico limoncello di Sorrento.

Es una receta muy sencilla y realizada incluso en forma casera en los hogares no solo de Italia, pero sin duda los elaborados con frutas maduradas al sol de la riviera italiana, son los que saben mejor y los que le dan el nombre auténtico a la bebida.

Para su elaboración, la cáscara rallada se mezcla con azúcar y agua y luego se filtra tras un período de reposo, que da una bebida que se caracteriza por su color amarillo vibrante.

Posee un sabor fresco, dulce y aromático, con fuertes notas cítricas y se suele disfrutar tanto como aperitivo o como digestivo.

Se toma siempre bien helado, a la costumbre italiana, por eso es normal mantenerlo en el freezer, ya que no se congela debido a su concentración alcohólica de más de 30 grados.

Sambuca

El sambuca, otro de los licores más famosos de Italia, con sabor a anís, se elabora por lo general con una combinación secreta de hierbas y especias que elevan aún más su sabor.

Luigi Manzi fue el primero en producir sambuca comercialmente en Civitavecchia, a mediados del siglo XIX.

Más tarde, la bebida fue popularizada por la marca Molinari, un nombre que hoy es casi sinónimo de sambuca.

Este licor de anís viene en numerosas variedades que utilizan una combinación diferente de aromas, pero la versión blanca de cuerpo ligero sigue siendo la opción más popular.

El sambuca se puede servir solo, con hielo o mezclado con agua.

También se utiliza en el caffe corretto, que combina espresso y una pequeña cantidad de sambuca, aunque algunos lo preparan con grappa o brandy.

De vez en cuando, la bebida se sirve con granos de café, que deben encenderse para infundir al licor con un sutil su sabor.

Pixel