Tres ediciones ultra especiales de whisky que reflejan el ADN de Bowmore

La isla de Islay, en Escocia, es hogar de Bowmore, la destilería de scotch que cuenta con la bodega de maduración más antigua del mundo (conocida como Nº1 Vault) en la que han perfeccionado el añejamiento de este whisky por más de 240 años. Sus whiskies más preciados se guardan en un almacén frío y húmedo que se extiende por debajo del nivel del mar del lago Indaal cuando hay mareas muy altas.

Fue la primera casa de la isla en obtener una licencia oficial del gobierno para comercializar la bebida y desde sus primeros lotes, sus whiskies se han distinguido por su marcado sabor ahumado y por los toques marinos y salinos.

Durante las últimas décadas, han incorporado innovadoras técnicas de acabado y tratamientos alternativos en barrica, desde el raro roble japonés Mizunara hasta una variedad de barricas de vino dulce que han resultado en una amplia gama de ediciones.

Recientemente, Bowmore dio a conocer tres nuevas ediciones: el 30-Year-Old, que es parte de su gama principal y tendrá lanzamientos anuales, y las dos primeras presentaciones de su Serie Timeless, una de 27 años y otra de 31 años.

BOWMORE 30-YEAR-OLD

Este destilado fue madurado durante tres décadas en los mejores barriles de jerez y bourbon dentro del histórico Bowmore No. 1 Vault. Con el paso del tiempo, su sabor ha evolucionado hasta convertirse en un codiciado líquido con un espíritu excepcional y lleno de carácter, que le dan ese rico estilo afrutado y sutilmente ahumado característico de Bowmore. Su color dorado oscuro combina a la perfección con los aromas de brezo escocés, plátanos, melocotones, piña, vainilla y caramelo. En boca, la lengua podrá distinguir las notas a frutas tropicales, miel, turba y eucalipto. El final promete ser cálido, prolongado y con un dejo ahumado y a frutas tropicales y salinas. Su empaque rinde homenaje a los elementos naturales que rodean a la propiedad en Islay.

BOWMORE TIMELESS

La serie Bowmore Timeless viene empaquetada en una icónica caja negra con forma de reloj de arena. La caja contiene un reloj de arena que medirá tres minutos, la cantidad de tiempo que la destilería recomienda que dejes que el whisky se abra antes de probarlo. Cada presentación está limitada a 3,000 botellas.

27-YEAR-OLD

El whisky se madura primero en barricas de jerez y de bourbon durante 15 años; después se transfiere a barriles de sherry 12 años y posteriormente se embotella. En nariz, la influencia del jerez es evidente, con aromas pronunciados a ciruelas pasas y mermelada de ciruelas, y pasas doradas y oscuras. Hay notas adicionales de jarabe de maple y caramelo, junto con regaliz y ralladura de naranja. Los toques ahumados y marinos no podían faltar. A medida que el whisky se abre, también emergen las notas de cera de cuero y madera. En boca es dulce como la miel, con notas de café recién molido, chocolate negro y tabaco puro. El final es largo, con notas dulces de frutos secos, un toque ahumado y un toque de incienso resinoso y fragante.

31-YEAR-OLD

Esta presentación se maduró en barricas de bourbon durante 20 años y luego se terminó en barriles de roble español condimentadas con sherry Matusalem (no tenían ese sherry, pero se llenaron él durante un período de uno a dos años para que la madera absorbiera las notas del jerez). Ofrece notas intensas de higos secos y pasas, junto con ralladura de cítricos confitados. En nariz, el whisky es muy floral con un pronunciado aroma a lirios del valle, gardenias, fresias y jazmín. Hay notas adicionales de miel, almendra y vainilla acompañadas de un toque de paja y un poco de menta. En boca, es dulce y cremoso, con notas de menta, masa para galletas y algas. El final es largo, dulce, con un carácter de caramelo de menta que termina con una nota ligeramente secante y calcárea.

Estas tres ediciones son un must para los amantes del whisky y de las bebidas con personalidad y podrán adquirirse de manera exclusiva en su página y tiendas selectas.

Pixel Pixel