Daniel Ricciardo pasó de beber champaña en un zapato a producir sus propios vinos

En sus mejores momentos como piloto de la F1, pudimos ver a un divertido Daniel Ricciardo celebrar sus victorias con un gesto algo singular que era beber champán directamente de su calzado deportivo.

La ausencia de podios este año no nos permite saber si el australiano sigue teniendo esta extraña tradición, sin embargo, su nueva y profunda relación con el mundo del vino nos hace pensar que quizá ya no.

Y es que el todavía piloto de McLaren se ha asociado con el productor australiano St. Hugo y su enólogo jefe, Peter Munro, para elaborar sus propias etiquetas de Cabernet Sauvignon y Shiraz.

La colaboración, llamada DR3 por el número del auto de carreras de Daniel Ricciardo, debutó el año pasado en Australia y se agotó rápidamente. Pero este 2022, se lanzó una segunda edición que tiene un Cabernet Sauvignon 2018 de la región vinícola de Coonawarra, en el sur de Australia, así como un Shiraz 2020 mezclado con uvas de múltiples regiones productoras de Down Under.

Dichas etiquetas están llegando justo en estos días al mercado estadounidense donde seguramente tendrán el mismo éxito que en la tierra natal del corredor.

Los vinos de Daniel Ricciardo

Todavía no ha podido conseguir una sola victoria este año y peor aún se ha hecho oficial que no continuará con McLaren en 2023, sin embargo, el éxito sigue acompañando a Daniel Ricciardo, por lo menos en los negocios vinícolas, pues tras agotar una primera edición de sus creaciones, ya tiene a un segundo par de etiquetas cruzando los océanos con dirección al mercado norteamericano.

Fotos: St. Hugo

“Hemos puesto nuestro corazón en crear vinos para disfrutar y el proceso ha sido tan divertido y placentero como compartir el producto final. Esto es realmente algo que te hace sonreír y apreciar el viaje que se necesita para llegar allí”, dice Daniel Ricciardo.

La colaboración DR3 x St Hugo presenta un Shiraz 2020 de Australia del Sur y un Coonawarra Cabernet Sauvignon 2018, ambos presentados en una caja de regalo premium.

Sobre la primera botella, en la página web de St Hugo se dice lo siguiente: Es un vino comn un color rojo ladrillo oscuro, aroma a mora, con toques de flores y arándanos, todo encerrado en un chasis de grafito, mineral y un toque de carbón. Presenta un sabor oscuro y lineal, melancólico con masas de bayas oscuras, ciruela brillante y frambuesa, todo encerrado en una estructura de tanino calcáreo muy fino que es persistente y concentrado.

Las bayas oscuras que rezuman generosidad desmienten la clásica estructura fina que sustenta este elegante y expresivo ejemplo moderno de Shiraz australiano.

https://www.instagram.com/tv/Cco-Ll-Jsxj/?utm_source=ig_web_copy_link

Por otro lado, del Cabernet Sauvignon, que ya se agotó en Australia, se dice que muestra las características regionales distintivas de la fruta cultivada en suelo ‘terra rossa’ sobre piedra caliza. Es un vino estructurado con fruta de grosella negra regional y taninos largos y finos para asegurar una larga vida por delante.

No, no sabemos si Daniel Ricciardo festeje su éxito en ventas bebiendo alguno de sus vinos directamente de su zapato, pero si sabemos que el piloto lanzó un decantador de edición limitada que es una copia fiel, en cristal, de su bota deportiva en la que solía servirse champán.  

Pixel Pixel