No es helado de queso, es queso helado, y es la sensación del verano

Parece helado de queso, pero no, se trata en realidad de queso helado, una forma diferente de saborear una de nuestras delicias favoritas.

La quesería de moda en Madrid, Formaje, creó una edición limitada de seis sabores emblemáticos realizados a partir de sus quesos artesanos y sus leches crudas, sin colorantes ni saborizantes.

¿Cómo es el queso helado?

En Formaje, el templo lácteo de Madrid, han venido experimentando con todas y cada una de las fórmulas de la leche, desde su presentación fresca hasta el yogurt, pasando por natas, mantequillas y hasta lo que es ahora una especie de helado, una manera creativa que encontraron de darle la bienvenida al verano.

Según lo explicó la maestra quesera y fundadora de la empresa, Clara Díez, ante medios locales, «no es helado con aroma de queso. Son nuestros quesos y nuestras leches crudas de algunas de las ganaderías que habitualmente nos proveen. Sin saborizantes, ni conservantes artificiales«, es decir, queso helado.

La firma ha desarrollado, de momento, solamente seis opciones en esta modalidad que van del Stilton al requesón de oveja, en envases de 500 gramos y en ediciones super limitadas. Sobre los sabores realizados, la marca explica en sus redes sociales:

  1. Stilton: El “must”. Nuestro favorito: el mejor Stilton que conocemos (el de Colston Basset) convertido en un bocado frío, ligero y cremoso. Como una nube de Stilton… algo así.
  2. Idiazabal ahumado: El “Oh, wow”. La evidencia: es Idiazabal ahumado nada más probarlo. Lo mejor: su textura. Contiene trozos (ligeros, delicados) de Idiazabal. Sí: todo real.
  3. Luna roja: Un queso de cabra con pimentón… hecho helado. Ni más ni menos. Pimentón: es muy obvio cuando lo sabes, pero si no lo supieras… ¿lo reconocerías? Hemos hecho pruebas: no es tan fácil.
  4. Crème Fraîche: El capricho. Este queríamos desarrollarlo sí o sí. Dulzor, untuosidad… mantequilla. Irresistible.
  5. Requesón de oveja: ¿Sabes ese matiz de “leche hervida” del requesón? Pues sigue presente en el helado. Con el punto dulce y los aromas de la leche de oveja.
  6. Yogur de cabra: El último pero no menos importante. Un clásico mejorado: el helado de yogur tradicional, sólo que elaborado con leche de cabras de raza malagueña que pastan en libertad en la sierra de Gredos. ¿Alguien da más?
Fotos: Formaje/Facebook

La mala noticia, además de que se trata de una edición especial, muy limitada, que está apunto de agotarse, es que este queso helado solamente se ofrece en la tienda madrileña de Formaje, sin embargo, ente el éxito avasallador de este experimento, ya se anuncia una segunda edición y quién sabe, quizá esto siente un precedente para encontrar nuevas y deliciosas formas de saborear nuestros quesos predilectos.

Pixel