Corazón de Tierra, alimentos de verdad en la tierra prometida mexicana

Si uno piensa en el Valle de Gudalapue, inmediatamente se le viene a la cabeza un lugar ya emblemático que lleva ocho años deleitándonos con una cocina honesta, de raíz y sublime: Corazón de Tierra.

El sueño de su chef, Diego Hernández-Baquedano, fue lograr una propuesta que combinara los sabores de Ensenada y el ímpetu fue tal, que hoy Corazón de Tierra en un imprescindible dentro de los Latin America’s 50 Best Restaurants, la Biblia gastronómica Latinoamericana de San Pellegrino.

Sabores de temporada

En Corazón de Tierra uno deja a un lado los caprichos de la edad moderna y se adapta a la temporalidad de la tierra. En este restaurante manda el huerto, lugar en donde la mayor parte de los ingredientes son cultivados, y el menú se adapta a cada cosecha y su temporalidad real.

Y si bien existe una carta que también se adapta a las leyes naturales, la recomendación es elegir el espectacular menú de degustación compuesto por los mejores productos de la zona y que son un descubrimiento -y un deleite- de todo lo que puede ofrecer este rincón mexicano.

Viva el rey, viva Diego Hernández-Baquedano

Ahora, después de ocho años de arduo trabajo la tarea se nos hace sencilla, pero lo cierto es que Diego Hernández-Baquedano no lo tenía fácil.

Irrumpir en la escena gastronómica con una propuesta tan disruptiva, pero a la vez tan congruente con el cuidado del medio ambiente no era algo tan común en México y el chef lo logró con tan mano diestra que Corazón de Tierra entró casi en un abrir y cerrar de ojos en los lugares en los que deben estar los restaurantes más afamados.

Pero lograr el éxito tan pronto tampoco es tarea fácil y mantenerse en lo alto menos. Por eso, Hernández-Baquedano sigue en una incansable búsqueda por ofrecer un maravilloso equilibrio entre la naturaleza y la hospitalidad, pero también por seguir innovando bajo una máxima: invitar a los comensales a descubrir Ensenada a través de sus ingredientes y sabores.