Como sus canciones, el nuevo bourbon de Bob Dylan es engañosamente complejo

¿Qué más se puede decir sobre el mundo de las marcas de bebidas alcohólicas respaldadas por celebridades? No hay mucho en este punto, por lo que tal vez valga la pena analizar cada uno individualmente en lugar de como un grupo.

Ciertamente, hay algunos que son intentos claros de obtener efectivo rápidamente, mientras que otros son probablemente un proyecto apasionante, o al menos un esfuerzo de interés pasajero. La marca de whisky Heaven’s Door de Bob Dylan parece caer en la última categoría. Después de todo, no es que Bob Dylan necesite el dinero, y si crees en el marketing, en realidad es un conocedor del whisky.

Independientemente, el equipo detrás de la marca ciertamente sabe lo que están haciendo, y el trío de whiskies (bourbon puro, centeno puro, whisky de dos barricas) son expresiones de alta calidad, aunque caras.

Heaven’s Door, el whisky de Bob Dylan

Hablando de caro, la Bootleg Series, que se lanzó en 2019, es la creme de la creme del whisky Heaven’s Door de Bob Dylan, de alto precio y enrarecido. El volumen 1 era un whisky de 26 años de origen indeterminado (aunque la falta de una «e» hace que Canadá sea un sospechoso probable) terminado en roble mizunara japonés. El volumen 2 era un bourbon de 15 años terminado en barricas de ron jamaicano. Y el nuevo Volumen 3 es un bourbon de 13 años con resistencia en barrica (121.2 grados) acabado en barricas de Vino de Naranja del sur de España.

Ahora, cuando piensas en la influencia española en el whisky, normalmente estás hablando de roble condimentado con jerez. Pero este es un proceso de acabado muy diferente.

Según la marca de Bob Dylan, las barricas utilizadas para esta maduración secundaria contenían previamente un vino blanco dulce de postre que se maceraba con piel de naranja amarga para que cogiera sabor y color.

El color es ámbar oscuro, con lo que podría interpretarse como un ligero tinte anaranjado. La nariz tiene notas de caramelo rico, vainilla y manzana al horno. Pero el paladar es donde las cosas realmente comienzan a iluminarse. La sensación en boca es casi viscosa, con notas de mermelada de arándanos, mazapán, jarabe de cereza marrasquino y dulce de azúcar que cubren la lengua.

Este es un whisky intenso, al borde de dominar el carácter inherente del bourbon, pero retrocediendo en el último segundo con características más familiares del whisky americano. Me atrevería a suponer que pasar más tiempo en estos barriles de acabado habría alterado inexorablemente este whisky hasta el punto en que podría no ser tan agradable. Tal como está ahora, sería un buen trago para después de la cena.

Solo hay 3,949 botellas disponibles de este whisky, y cada una costará cerca de 600 dólares (o más, según el minorista). Cada botella es una jarra de cerámica hecha a mano decorada con una de las pinturas de Bob Dylan llamada «Sunday Afternoon» (recuerde, él también es un artista visual).

Y la botella viene alojada en un diario de cuero con detalles que se supone que recuerdan la arquitectura española. Es posible que el volumen 3 de la serie Bootleg no sorprenda a tantas mentes como lo hizo Bob Dylan que se volvió eléctrico, pero este intrigante bourbon de postre definitivamente complacerá a los fanáticos de la categoría de licores marrones.

Nota publicada anteriormente en Robb Report EE.UU.

Pixel