Bodegas Domecq presenta su nueva campaña de comunicación “Trazando el Rumbo”

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”, dice una canción genialmente interpretada por Joan Manuel Serrat que en realidad viene mucho al caso ahora que hablaremos de una marca de vinos que una vez más se atreve a hacer las cosas diferentes para seguir “Trazando el Rumbo” en su industria.

Nos referimos, por supuesto, a Bodegas Domecq que decide ir más allá de la clásica campaña de producto que presenta los atributos organolépticos del vino y maridajes, como se suele hacer en el sector vitivinícola, para convertirse en la primera marca de vinos mexicanos en realizar una campaña de comunicación, poniendo como el punto más importante al consumidor.

Bodegas Domecq continúa “Trazando el Rumbo”

“Trazando el Rumbo” es el nombre de esta nueva campaña del icónico Chateau Domecq, un proyecto que ha involucrado el talento de un equipo multidisciplinario que se dio a la tarea de colocar al consumidor al centro de la comunicación. Misma que fue presentada en días recientes, acompañada de una cena maridaje y una experiencia sensorial muy especial, basada en el neuromarketing.

A través de herramientas propias de esta disciplina, así como de creatividad publicitaria, y toda la trayectoria y experiencia de Bodegas Domecq, se lograron revelar los espacios en los que habita Chateau Domecq dentro de la mente de sus consumidores, extrayendo los momentos clave de su experiencia de consumo, convirtiéndolos en una historia emocional.

Es así como Bodegas Domecq se reafirma como el referente de la enología mexicana, no solo por su tradición y confianza puestas en cada botella desde hace 40 años, sino por su innovación en la forma de acercarse a sus consumidores.

Domecq

“Trazando el Rumbo” es una expresión de cómo Chateau Domecq, a lo largo de su historia, ha construido un prestigio que ha trascendido en el tiempo y ha cruzado fronteras.

El Chef Oswaldo Oliva, del restaruante Loreā, donde se presentó la campaña, es parte importante de la misma.

Como uno de los mejores cocineros de su generación, refleja una especie de cambio de estafeta generacional que tiene bajo su responsabilidad un enorme legado y pone en práctica lo aprendido, llevando su experiencia culinaria al siguiente nivel, con la seguridad de que está siendo respaldado por una tradición que está mejor que nunca, que mantiene viva y que la hará crecer a través de nuevas generaciones de apasionados por el detalle, de lo bien hecho y la reinvención de las tradiciones.

Asimismo, Alberto Verdeja, Winemaker de Bodegas Domecq, un maestro y referente de la viticultura mexicana, tiene un rol fundamental, tanto en la creación del vino, como en la inspiración de la campaña y en la narrativa de esta historia.

Domecq

Él ha logrado incorporar las mejores prácticas para mantener a Chateau Domecq siempre vigente y relevante.

“ChateauDomecq ha sido el gran invitado de grandes historias que se han contado desde hace 40 años y se seguirán contando en el futuro. Hemos logrado en Chateau Domecq una mezcla perfecta de notas organolépticas lo que lo ha hecho tener una gran capacidad de maridar con la alta gastronomía de México y el mundo”, comenta.

De esta forma, hoy Chateau Domecq se atreve a dar un paso adelante con todo el sustento necesario para convertirlo en un paso seguro, rompiendo esquemas establecidos y colocándose a la vanguardia de la comunicación como la primera marca de vinos mexicanos en realizar este tipo de acciones.

Pixel