Estos ocho relojes Rolex femeninos te deslumbrarán

¿Cuál es tu favorito?

Por allá de 1927, la nadadora Mercedes Gleitze atravesó el Canal de la Mancha con un Rolex Oyster en su muñeca en una travesía de más 10 horas y, treinta años después, la legendaria firma suiza lanzó su primera versión para mujeres llamada Lady-Datejust, un guardatiempos que conservaba toda la personalidad de Rolex y, a su vez, entendía la feminidad y elegancia que requería la muñeca femenina.

PUBLICIDAD

Relacionada: Louis Vuitton se enamora de México

Después de tanto tiempo, el legado femenino de Rolex es incalculable y son numerosas las versiones en las que se se ha reinventado para sus fieles seguidoras quienes, en cada pieza, pueden encontrar detalles, diseños y funciones que se adapten a su personalidad. Te presentamos algunos de nuestros favoritos.

Lady-Date Just 28

El Lady-Datejust 28 se presenta con el tradicional brazalete Oyster de tres eslabones planos y acero inoxidable.

Tener una pieza Date Just de Rolex significa ser propietario de un reloj atemporal con un encanto clásico que sólo la firma suiza puede plasmar en sus creaciones. En particular, el número 28 para dama es una muestra de la delicadeza que el color rosa puede imprimir a los accesorios, pues su esfera de 18 quilates se presenta en un sutil tono pastel, el principal atractivo de este ejemplar.

En cuanto a su movimiento, cuenta con un calibre 2236 de cuerda automática, una función de gran tecnología debido a su composición de silicio que proporciona una precisión única. Otra de las cualidades que cabe recalcar es la Lente Cyclops, que permite una mejor visualización de la pequeña caja que aloja la fecha.

Pearlmaster 34

El Pearlmaster 34 se ha desarrollado con la fundición característica de Rolex en 18 quilates.

Cualquier versión Pearlmaster puede presumir de un atractivo único gracias a los detalles que los maestros relojeros de Rolex incluyen en su elaboración en la que logran rebasar la categoría de guardatiempos para convertirse en joyas. El ejemplar 34 de esta colección destaca por un sinfín de razones, comenzando por su esfera que resalta todas las cualidades naturales y etéreas del nácar, mientras que los números romanos y el brazalete se han elaborado a partir de brillante oro macizo.

Las funciones de horas y minutos, fecha y segundero se deslindan de un movimiento Perpetual 2235 con certificación de cronómetro suizo.

Relacionada: ¿Fan de Rafa Nadal? Estos son todos sus relojes

Oyster Perpetual 31

El Oyster Perpetual 31, al igual que todos los relojes perpetual de Rolex cuenta con movimiento certificado de Cronómetro Suizo.

Un Oyster Perpetual siempre respetará los orígenes de la casa relojera que los creó, son simplemente una insignia de Rolex. Este en particular salta a la vista por su magnífica esfera en un seductor tono Red Grape engastado en oro de 18 quilates, característica que le permite a esta pieza conservar su brillo.

Sus cualidades Oyster, tales como el brazalete o la caja lo convierten en uno de los ejemplares más resistentes de la relojería, pues su fabricación de acero inoxidable 904L le otorga una hermeticidad de hasta 100 metros.

Datejust 31

El Datejust 31 tiene un movimiento 2235 Perpetual.

Nácar en su esfera, engaste de diamantes en el bisel y una combinación de acero con oro blanco de 18 quilates para el cuerpo, son las características que elevan a esta pieza Datejust a una nueva categoría de lujo.

Por su joyería, es necesario destacar que estos relojes en particular son realizados con sumo cuidado, los diamantes se seleccionan uno por uno y son engastados manualmente. A pesar de este hacer artesanal, también se involucra tecnología de punta en el resto de su hechura.

Relacionada: Este es el motivo por el que Tesla es la firma favorita de PETA

Pearlmaster 39

El Pearlmaster 39 fue dotado con un movimiento 3235 de cuerda automática.

Nuevamente se presenta ante nuestra vista una joya Pearlmaster que rebasa los límites de la suntuosidad con una esfera Pavé engastada en diamantes de manera artesanal, la alineación de cada una de las piedras es llevada a cabo de manera experta.

Su brazalete también es una obra de arte de oro macizo -cubierto de diamantes- con un diseño que presentó por primera vez en 1992 y cuyo broche Crownclasp, otro icono de Rolex, encantó a más de uno por su funcionalidad y elegancia.

Date 34

El Date 34 cuenta con movimiento mecánico 3135.

Se trata de un guardatiempos que reúne elementos exactos de la historia de Rolex: desde la caja de la fecha, en la que la relojera fue pionera en introducir el cambio automático y exacto de un día a otro, hasta la corona Twinlock de hermeticidad inigualable.

Su esfera rosa en oro de 18 quilates, es bellamente adornada por utnos cuantos detalles de diamantes en los indicadores de horas y, aunque a simple vista sea una pieza delicada, su arquitectura es la de un titán Oyster en su caja y brazalete.

Relacionada: Apto para foodies: cinco rincones con sabor a Francia en CDMX

Datejust 36

El Datejust 36 tiene una reserva de marcha de 48 horas.

En esta versión del Datejust, no cabe duda que la esfera de nácar es la absoluta protagonista; este material es trabajado de manera natural -Rolex nunca colorea este tipo de esferas artificialmente-, por tal motivo, los colores se presentan naturales como la concha de la que fue extraído, dando como resultado piezas únicas en el sentido más literal de la palabra, pues ninguna esfera es igual gracias a este valioso método artesanal.

Y hablando de técnicas, este reloj involucra material Rolesor, en la que se lleva a cabo una deslumbrante aleación de acero y, en este caso, oro amarillo de 18 quilates.

Lady-Datejust 28 en oro amarillo

En su versión de oro amarillo el Lady-Datejust rinde homenaje al primer reloj que Rolex lanzó para mujeres.

Si iniciamos esta lista con un clásico renovado, vale la pena cerrar con su versión más tradicional, una pieza que involucra la esencia de Rolex gracias a una clásica aleación de 18 quilates de oro amarillo en su arquitectura en combinación con una esfera plateada y, un elemento que no podemos omitir, el tradicional brazalete Jubilé, presentado por primera vez para el Oyster Perpetual Datejust en 1945.

De su movimiento, es notorio que se une a los Lady-Datejust 28 de nueva generación con un cronómetro de rendimiento preciso desarrollado con la máxima tecnología.

rolex.com