Conquista el camino con estilo gracias a la BMW Nine T Pure

Bajo el concepto menos es más, BMW conserva el estilo purista roadster, para crear la Nine T Pure (217,000 pesos).

Con una clara esencia minimalista, esta motocicleta es una oda a las décadas de 1970 y 1980, con un estilo elegante y sin complicaciones que rescata su clásico motor bóxer.

PUBLICIDAD

Relacionada: La cámara del iPhone 8 podría ser una de las más innovadoras que se han lanzado

La motocicleta destaca por una silueta discreta, altura apropiada para todo el mundo y una ergonomía que se siente al momento de comenzar a rodar. Muy al estilo naked de alto desempeño, le hace justicia a todos los años que han transcurrido y mantiene el adn desde sus orígenes.

Hermana de la Nine T Pure Racer, es claro reflejo de la herencia BMW Motorrad, la roadster reducida a lo esencial y la moto deportiva clásica y semicarenada de la vieja escuela. Con un diseño simple y genuino, no deja de lado los materiales y elementos estéticos de alta calidad, como los reposapiés y puentes de la horquilla hechos de aluminio forjado y acabado anodizado claro.

El color que adorna la Nine T Pure, en el tanque y la salpicadera frontal, es el Catalano Grey no metálico, que, en combinación con el negro para la suspensión y tren motriz, resaltan su naturaleza roadster.

Su estructura consta de una suspensión delantera en horquilla telescópica convencional, mientras que en la parte trasera se utiliza un parelever BMW en conjunto con un amortiguador central que se aprecia a simple vista. Sus rines son moldeados de aluminio de 5 brazos de 3.5 x 17” en la llanta delantera, y 5.5 x 17” en la trasera.

Los encargados de frenar los 1170cc son unos cálipers de cuatro pistones adelante, junto con un freno de disco flotante de 320 mm de diámetro, así como el sistema ABS. Y por si esto fuera poco, para evitar el giro de la rueda trasera en situaciones de asfalto resbalosa, de fábrica se tiene a disposición la opción ASC (Control Automático de Estabilidad).

Relacionada: Tesla Model 3, recién salido del horno

EL TIEMPO SIEMPRE DA LA RAZÓN

Noventa años de historia de BMW Motorrad se ven reflejados en los genes de la Nine T Pure; además, satisface a aquellos fanáticos de la personalización, pues, desde el momento de su concepción, ése fue un criterio que siempre se mantuvo presente: el subchasis desmontable da la oportunidad de elegir entre una estructura para dos pasajeros o sólo el piloto; esta modalidad es la que da una vista mucho más clásica, al puro estilo del legendario café racer.

Entre las diversas opciones de personalización, se encuentra la de poder cambiar el sistema de escape, por ejemplo, con el escape Akrapovic de titanio. Al utilizar un tubo de unión más corto o más largo, es posible modificar la posición de los tubos, montándolos más abajo o más arriba.

En ambos casos, cambia considerablemente el carácter de la motocicleta. Los detalles se cuidaron al máximo para mantener la imagen purista. El pulido y la aplicación de las capas en las superficies laterales del tanque de aluminio de 17 litros son hechos a mano.

Relacionada: Siete razones por las que Hotel Matilda en San Miguel de Allende te hará suspirar

La superficie de varias de las piezas de aluminio forjado, como las horquillas o la suspensión donde se encuentra el emblema de bmw Motorrad, es sometida a un tratamiento de granallado con minúsculas perlas de vidrio, y por último reciben un acabado de anodizado natural.

Otro claro ejemplo de la historia de las nueve décadas de BMW Motorrad se ve reflejada en el clásico faro redondo con el emblema de la armadora en la parte central.

PODER HORIZONTAL

El legado de aquel primer modelo fabricado en 1923, el BMW R32, se mantiene vigente hasta el día de hoy en el ya clásico motor estilo Bóxer, ya que se sigue apostando por el modelo de dos cilindros opuestos que es refrigerado por aire/aceite.

Entregando un total de 110 CV, hace juego completamente con el escape 2 en 1 y su aspecto típico roadster, que en conjunto dan como resultado un sonido potente, robusto y único. Cómoda, de equilibrio por destacar y un sonido elegante que se anuncia desde cuadras atrás, rodar por las calles de la ciudad es todo un placer. Las dimensiones con las que cuenta, te permiten circular libremente, además de contar con una maniobrabilidad excelente, incluso a bajas velocidades, ya que su rango de viraje es bastante amplio.

En carretera no es menos, su altura y centro de gravedad te permiten sentirte uno con la motocicleta y el camino, los 110 CV se sienten completamente seguros gracias a los frenos ABS ya integrados, que te brindan la seguridad necesaria de llevar a la Nine T Pure a altas velocidades, sin comprometer un frenado óptimo, además de cumplir perfectamente en frenados de emergencia. Tanto la Nine T Pure, con estilo purista, y la Nine T Racer son una manera de BMW Motorrad de rendir homenaje a su pasado, en el que se inició todo.

bmw.com.mx