Te contamos la historia del auto más lujoso de Pedro Infante

Compartir

De Pedro Infante se saben muchas cosas: que era un excelente cantante y actor, que gustaba de ejercitarse y que, fuera de la ficción, tenía una personalidad sumamente carismática, de ahí el cariño que hasta hoy se conserva en el imaginario colectivo de los mexicanos.

Relacionada: ¿Por qué la reina Elizabeth no volverá a conducir su Rolls-Royce nunca más?

El más lujoso de su colección

New Project 2019 04 15T120030.057 1024x683 - Te contamos la historia del auto más lujoso de Pedro Infante

Hoy se cumplen 62 años de su lamentable fallecimiento y en RRMX deseamos recordarlo a él y una de sus más grandes y conocidas aficiones: los automóviles.

Así como María Felix no reparaba en gastos cuando se trataba de joyas y Jorge Negrete era un auténtico sibarita, Pedro Infante tenía su propia debilidad por costosas máquinas que hoy son clásicos del automovilismo.

¿Cuál era su auto favorito? En su colección había un vehículo que destacaba por su elegancia clásica, un Lincoln 1942 V12 convertible.

El modelo fue diseñado por Edsel Bryant Ford, presidente de Ford Motor Company por allá de los años cuarenta y su carrocería continúa siendo alabada hasta nuestros días como una de las más bonitas en la historia automotriz.

New Project 2019 04 15T120614.092 1024x683 - Te contamos la historia del auto más lujoso de Pedro Infante

Entre otros bólidos, Pedro Infante también tenía un Mercedes-Benz SL 300 en su colección.

Era un auto exclusivo. Sólo se construyeron 132 ejemplares debido al cese de producción automovilística, consecuencia del ataque de Pearl Harbor en la Segunda Guerra Mundial. Pedro Infante no lo presumía mucho, de hecho, pocos saben que lo tenía estacionado en su cochera.

Asimismo, entre sus prestaciones destacaba su motor V12 de 130 caballos de fuerza y transmisión automática con caja de tres velocidades.

Relacionada: Finaliza con éxito el XXXIII Gran Concurso Internacional de Elegancia

También se sabe que Pedro Infante guardaba en su garage un Mercedes-Benz SL 300 con puertas estilo ‘alas de de gaviota’ -una auténtica extravagancia para la época-, e incluso una motocicleta Harley-Davidson de 1955.