WeWork, la verdadera fuerza del coworking

Espacios lujosos y eficientes que llevan tu potencial al máximo.

El concepto de coworking es uno que se ha venido gestando en las mentalidades de nuevos emprendedores alrededor del mundo desde hace ya varios años, y que, afortunadamente, en fechas más recientes, resuena en las mentes de los líderes de las empresas más consolidadas del mundo.

PUBLICIDAD

Aunque difícil de imaginar, en México se ha abierto un aparador de alternativas para quienes buscan salir de su oficina, para entrar a un espacio de colaboración, donde el objetivo principal es el de mantenerse inspirado, y por supuesto, rodeado de las mejores condiciones y herramientas de trabajo. Esa es la premisa de WeWork, una empresa mundial fundada en 2010, en Nueva York, y de la cual, Pepe Villatoro, exitoso emprendedor, se encuentra al frente como Director General en México.

La forma más innovadora de trabajar en una oficina.

Para nuestra entrevista, nos damos cita en Torre Reforma Latino, la más reciente y recién inaugurada sede de WeWork (el piso 42 abrió el 1 de diciembre, el piso 41 abrirá el 1 de enero, y el 1 de febrero, abrirán sus puertas el piso 40 y 39). Un ambiente relajado y de convivencia, con un ligero aroma a café recién preparado, recibe a los visitantes como yo, quienes al recorrer una de las áreas comunes pueden deleitarse con una magnífica vista de la Ciudad de México. Pepe Villatoro me recibe y luego de un pequeño recorrido, llegamos a una sala de juntas completamente aislada del sonido exterior, equipada con una pantalla, y mobiliario de diseño ergonómico, en donde rápidamente me pongo cómoda.

El interés de Pepe por el negocio de la innovación se dio muchos años atrás, me cuenta: “Soy un emprendedor serial, y he sido socio de algunos proyectos, uno de ellos, un espacio de coworking. Ahí me di cuenta que la vida se vuelve exponencialmente mejor cuando estás rodeado de una comunidad de personas que piensa como tú y que comparten valores, principalmente transparencia y colaboración, y de gente que te inspira, que irradia energía positiva”. Por profesión, Pepe es físico, y por geografía, chiapaneco. Al llegar a la Ciudad de México, no poseía todos esos conceptos con los que hoy predica, sin embargo, el tiempo en la capital le permitió entender que hacer conexiones, y encontrarse con factores valiosos de manera casual, hacen que la vida profesional y personal cambien para bien.

La innovación es el pilar de este modelo.

Pepe ha desarrollado ecosistemas de emprendimiento e innovación, comunidades con plataformas digitales, espacios físicos y una serie de eventos a lo largo de su carrera. Ese fue el motivo por el cual WeWork lo contactó en primera instancia, asegura: “Me dijeron que les gustaba mi perfil y platicamos. Cuando me enteré que la empresa de real estate con mayor crecimiento del mundo, y que se trataba de una empresa que triplicaba su crecimiento cada año, me convencí. Fue el match perfecto”, comenta Pepe, quien considera que México necesita un espíritu de mayor comunidad. “En mi opinión, en México necesitamos redes de confianza, sobre todo para los negocios, y eso a veces es difícil. La frase de un inversionista de Monterrey se me quedó en la mente: en Monterrey, con ciertas personas puedes hacer negocios at the speed of trust. De repente, en ocasiones en la Ciudad de México no es así, no es tan fácil. Esa idea me reflejó las características que le hacen falta al país para tener un desarrollo explosivo como debería tenerlo, con innovación, no sólo maquilando y copiando cosas. Y WeWork es la herramienta perfecta para lograr este cambio radical”, sentencia.

El físico se unió a las filas de WeWork hace 10 meses, y desde entonces, afirma, ha sido una locura positiva: “México abrió al 100% de ocupación su primer edificio WeWork Varsovia, donde ya tenemos 1,600 miembros. Imagínate: entras con un nuevo concepto a un nuevo país, donde nadie te conoce, y antes de abrir está completamente lleno. Así nos dimos cuenta de que la necesidad en el mercado es impresionante y que América Latina es una región clave para su crecimiento, incluso más de lo que imaginaba la empresa”. Hoy, WeWork tiene más recursos y todo lo necesario para atender esta necesidad de comunidad, a través de nuevas formas de trabajo, y una tendencia importante en México. Para muestra, la apertura en abril 2017 de una próxima sede, en Montes Urales, frente a las oficinas de Google, y otra más en otra zona de la ciudad. Esto, con la idea de estar en las zonas más importantes de la Ciudad de México, pues las personas hoy en día buscan trabajar cerca de su casa para ahorrarse las complicaciones que implica trasladarse por sus saturadas calles.

 

En la actualidad, WeWork ofrece tres tipos de membresías, que además permiten a sus usuarios (actualmente ya suman 90 mil), acceder a cualquiera de sus sucursales, en sus 118 edificios alrededor del mundo:

  1. Hot Desk. El usuario utiliza un espacio libre en cualquier área común, tiene acceso a 118 edificios, café, cerveza, y agua ilimitados, tiene a su disposición el equipo de comunidad, eventos, etc. Al final del día, toma su computadora y se va a su casa.
  1. Escritorios dedicados. En un espacio cerrado y amplio, el usuario comparte con otras personas (un escritorio es una empresa o freelancer). Puedes dejar tus cosas, pues nadie más usa tu escritorio.
  1. Oficinas privadas. Con capacidad para una hasta cientos de personas. Empresas como Bacardi México, y otros corporativos con más de 70 empleados, eligen ésta opción.

 

En la vasta experiencia de Pepe, considera que la mayoría de las empresas que buscan alternativas como WeWork, lo hacen porque quieren estar a la tendencia del cambio cultural que está viviendo el mundo laboral, buscan darle a sus empleados (en su mayoría millennials) una mejor opción de trabajo –y mayor retención de talento–, y simplemente porque no quieren quedarse atrás, y buscan innovar y entender mejor el mercado mientras desarrollan nuevos negocios. “Las PyMES, por su parte, quieren conectar y desarrollar sus servicios, mientras que las startups y freelancers encuentran en WeWork su mejor opción gracias a la flexibilidad de sus horarios”, agrega Villatoro. Se trata de una alternativa que ofrece un espacio físico, escritorio u oficina privada con acceso a salas de juntas, cabinas telefónicas, áreas comunes, cocinas equipadas, y área de eventos, sin ningún costo extra. Además, hay un equipo de comunidad conformado por personas dedicadas a apoyarte, ayudarte y orientarte, para que simplemente te dediques a hacer lo que amas.

Ahora, ¿cómo se conectan 90 mil usuarios alrededor del mundo? Con ayuda de una app. WeWork tiene una app que funciona como red. Ahí, opciones de trabajo, necesidades profesionales y un extenso catálogo de soluciones se abren de par en par para los miembros inscritos a WeWork. “Sólo a través de esta app, más del 50% de los usuarios hacen negocios entre ellos. Es exponencial el crecimiento de la gente que forma parte de WeWork”, dice Pepe. También, a través de sus aliados, WeWork complementa su oferta: empresas de paquetería, papelería, telefonía, transporte, dominios en internet, diseño, y cientos de empresas ofrecen facilidades para los miembros de WeWork.

WeWork Ciudad de México.

La firma es un jugador dominante en la industria de los espacios de trabajo, y antes de despedirme, le pregunto a Pepe sobre el futuro del coworking, una interrogante que temo, tendrá una respuesta digna de una película de ciencia ficción. “Espacios donde vives”, es su respuesta. “Pasas de 8 a 12 horas en tu espacio de trabajo y luego te vas a tu casa. Así nace WeLive, un concepto de comunidad, espacios compartidos, servicios de primera, conexión global, con la diferencia de que en vez de oficinas, hay viviendas totalmente equipadas”.

Al tratarse de una empresa hecha por personas, para las personas, la personalidad de cada espacio es la de sus miembros. Pepe cuenta, que en su más reciente visita a la sede de WeWork en Los Ángeles, por ejemplo, se encontró con una gran cantidad de diseñadores, productores de cine, gente que trabaja en temas de marketing, diseño digital, etc., mientras que en Nueva York, en uno de sus 33 edificios, en Times Square, hay percheros de ropa en las oficinas, diseñadores, modelos, etc. Eso, en México, se traduce a que en la sucursal de Varsovia encontrarás usuarios con perfil de trabajar en start-ups, freelancers, y gente del sector Roma-Condesa-Juárez, y en Torre Latino, algo más corporativo.

WeWork en Torre Reforma Platino es ideal para personas que buscan un servicio impecable y premium, no desde una perspectiva elitista, sino de exclusividad: lo mejor en contenido, servicio, inspiración, sofisticación, equipo, etc. Es por ello que los usuarios frecuentes de esta sede, invitan a su vez a personas cercanas a ellos, incluso familiares, pues buscan mantener este sentido de confianza, seguridad y rodearse de perfiles afines. Todo, al tiempo que generan un estilo de vida, en donde la gente realmente se dedica a hacer lo que ama.

wework.com/es-MX