El vuelo del capitán Sullenberger, un héroe internacional

Mucho antes del escándalo que desatara la noticia reciente del vuelo 370 de Malaysia Airlines, hubo otro caso de un avión comercial que, para mejor fortuna, tuvo sus 15 minutos de fama en la prensa internacional. Sin embargo, para el excapitán del vuelo 1549 de US Airways, Chesley B. Sully Sullenberger III, el 15 de enero de 2009 no es un día que él recuerde en minutos, sino en 208 segundos muy críticos, ahora dignificados en una pieza de alta relojería.

Rememoremos la hazaña: en una fría tarde de invierno, a las 15:11 horas de la ciudad de Nueva York, un Airbus A320 había despegado del aeropuerto de LaGuardia con 150 pasajeros y cinco tripulantes. luego de que una parvada de barnaclas canadienses —aves muy parecidas a los gansos— se impactase contra el fuselaje y los motores del avión, éste se vio en la necesidad urgente de acuatizar en las heladas aguas del río Hudson, muy cerca de la calle 48 en Manhattan.

PUBLICIDAD

Cuando los aviones se llegan a estrellar, por lo general se debe a que una serie de acontecimientos inesperados salen mal, uno tras otro. Evidentemente algo pésimo ocurrió con el vuelo 1549, que perdió la potencia en ambos motores. Pero también hubo muchas cosas que salieron bien.

La primera es que el jefe de la tripulación era el hoy retirado capitán Chesley Sully Sullenberger, a quien los elogios por heroísmo le quedan muy cortos si apreciamos la labor detrás del famoso acuatizaje del averiado Airbus A320 —del que los 150 pasajeros a bordo fueron evacuados, antes de que el avión se hundiera.

Él es el héroe del vuelo

Él es el héroe del vuelo

Sin embargo, Sully es muy modesto al aceptar este tipo de encomio. “He lidiado con la palabra que inicia con h —como suele referirse Sully al término héroe— desde la fecha del incidente. Al principio no me parecía la más adecuada, pues siento que la sociedad le ha dado un uso excesivo al término, y eso es una lástima, porque cuando se emplea adecuadamente, llega a definir a las personas que han realizado actos extraordinarios”.

Estoico, Sully parece estar construido con temple de acero. Cualquiera con una conexión a Internet puede ser testigo de ello: existen videos en YouTube que recrean todo el suceso con las voces de la cabina de pilotos durante el incidente, y Sully parece igual de cómodo mientras habla durante esa crisis de 208 segundos que cuando conversa conmigo vía telefónica, cinco años más tarde.

El capitán Sullenberger puede ser un aviador modelo, pero no fue un acto heroico lo que salvó al vuelo 1549. Detrás de este suceso hay una trayectoria en la que destaca un entrenamiento riguroso, propio del sistema de aviación de Estados Unidos. Los pilotos tienen que volar durante años antes de que puedan pilotar un avión de pasajeros, e incluso los más experimentados deben entrenar de manera rutinaria en simuladores y pasar “vuelos de verificación” al menos una vez al año bajo la supervisión de inspectores de la Administración Federal de Aviación (faa). Los pilotos a veces se quejan del rigor de los inspectores de la faa, pero la supervisión contribuye a una cultura de rendición de cuentas y de atención meticulosa a los detalles en la cabina.

Para los pilotos de líneas aéreas, la formación se centra en escenarios catastróficos, como el que enfrentó el equipo de U.S. Airways. “En situaciones como aquella del 15 de enero de 2009, uno sólo puede confiar en su formación, preparación y el conocimiento de que uno está sirviendo una causa más grande que uno mismo”, explica el capitán Sullenberger.

Guardatiempos como homenaje

JeanRichard Aeroscope 208 Seconds

JeanRichard Aeroscope 208 Seconds

¿Existe una mejor manera de tener presentes los 208 segundos que convirtieron al capitán Sullenberger en un héroe, que portarlos todo el tiempo alrededor de su muñeca? Con motivo del 5º Aniversario del “Milagro sobre el Hudson”, se ha lanzado una edición limitada del reloj Aeroscope 208 Seconds de JeanRichard. Este lapso de tiempo, junto con el movimiento de cronógrafo automático de la relojera suiza, encarnan el espíritu y respeto que el capitán y la firma tienen por el tiempo. Los 208 segundos están representados por medio de una sutil línea de tiempo marcada en blanco y rojo en la esfera negra del reloj.

Esta asociación con JeanRichard no es gratuita, pues en un nivel personal, Sully ha tenido cierta fascinación por los relojes toda la vida. “Siempre me ha cautivado el nivel artesanal, la elegancia y la belleza de un objeto que está tan bien diseñado y que funciona a la perfección —explica—. Es una mezcla de arte y ciencia. Lo mejor de estos dos mundos.

“El Aeroscope 208 Seconds —que Sully contribuyó a diseñar— simboliza también los valores de responsabilidad personal, y me siento agradecido por su apoyo en mi labor filantrópica”, concluye Sullenberger.

Esta verdadera joya es una reinterpretación de los antiguos relojes de aviador, y está disponible en correa de piel de becerro negro Barenia; además, con su caja de titanio con forma de cojín, comparte el sueño más inmortal de un hombre con estilo. Cabe mencionar que parte de las ganancias del reloj se destinarán a la Cruz Roja de EUA y la Fundación Rory Staunton, dos de las iniciativas filantrópicas del capitán Sullenberger. Una muestra de relojes memorables que han experimentado de forma extraordinaria la aventura y representan los valores de
la marca y la filosofía de vida.

Creo que lo que sucede cuando la gente se refiere a mí como ˝héroe˝, es que me están externando su gratitud, y yo debo aceptarla con dignidad.

“Pasado cierto tiempo del incidente, me di cuenta claramente de que lo que sucedía en esos momentos, era que en la sociedad estadounidense existía una gran necesidad de un acto heroico, que proveyera a las personas de un sentido
de esperanza.”

El JeanRichard Aeroscope 208 Seconds

Caja en titanio bañada en DLC negro con acabado pulido y satinado
vertical titanio.

Bisel de titanio grabado y lacado
en negro.

Pulsadores reforzados con fibra
de carbono: 44 mm.

Altura: 12.80 mm.

Cristal de zafiro antirreflejos.

Fondo de la caja en titanio,
atornillado y grabado.

Hermético a 100 m.

Movimiento JR66, automático.

Calibre: Calibre: 11 1/2’’’.

Frecuencia:
28 800 alternancias/hora(4 Hz).

Rubíes: 43.

Reserva de marcha: mínimo 42 horas.

Funciones: hora, minuto, cronógrafo, pequeño segundero a las 3 horas, fecha.

Esfera negra con satinado vertical.

Contadores grises, satinado circular.

Escala minutos en blanco y rojo.

Agujas de horas y minutos esqueleto con materia luminiscente blanca y roja.

Puntero rojo de aguja del segundero con materia luminiscente.

Correa de piel de becerro negro Barenia®.

Cierre desplegable en acero.