Probamos toda la Clase G de Mercedes-Benz

Durante la ruta pudimos manejar las diferentes versiones de la Clase G, G 500 4X4, G 500 biturbo, Mercedes-AMG G 63 y Mercedes-AMG G 65 biturbo.

Para celebrar la experiencia She’s Mercedes, la firma automotriz celebró en Valle de Bravo un prueba de manejo con toda la gama de la Clase G y en la que los pilotos eran puras mujeres.

PUBLICIDAD

De esta manera, Mercedes-Benz México apuesta por una mujer empoderada y triunfadora que tiene una nueva visión del mundo.

La aventura comenzó en con un viaje en helicóptero desde la Ciudad de México hasta Valle de Bravo. Una vez en tierra, cada participante se dividió en parejas y eligió una de las diferentes versiones de la Clase G, G 500 4X4, G 500 biturbo, Mercedes-AMG G 63 y Mercedes-AMG G 65 biturbo.

La ruta todoterreno incluyó maniobras de entrada-salida, ángulos de inclinación, aceleración, estabilidad, desempeño en el asfalto y torque para demostrar la calidad de la firma.

Con más de 30 años en el mercado, la Clase G se ha convertido en la elección ideal para manejar campo a través gracias a su desmultiplicación para todo terreno en la caja de transferencia y que se activa de manera muy sencilla, pulsando el interruptor low-range. A baja velocidad y con la máxima tracción, el vehículo puede alcanzar una capacidad ascensional de hasta el 80%. Al mismo tiempo, y debido a sus ejes rígidos, al recorrido largo de la suspensión y una altura libre sobre el suelo de 21 centímetros, junto con una profundidad de vadeo de 60 centímetros, la Clase G supera sin problemas cauces o zonas embarradas.

Gracias a sus potentes motores, la tracción integral permanente y los tres bloqueos de diferencial, la Clase G puede afrontar cualquier desafío tanto en carretera como en montaña.

Relacionadas: Conduce un Mercedes-Benz vintage por la Costa Azul

En cuanto a su confort, la Clase G puede presumir de ser muy espacioso y cómodo gracias a los materiales de alta calidad utilizados. Los asientos son increíblemente cómodos y a penas se sienten las vicisitudes que se puedan encontrar al circular por terrenos abruptos. Además, los mandos e indicadores están hechos con la tecnología más avanzada que permite al piloto tener un manejo muy intuitivo.

Durante toda la jornada, todas las participantes pudieron probar las diferentes versiones de la Clase G, y además, se presentó el modelo G 500 4X4 en verde pistache, uno de los colores de la gama crazy colours – junto al rojo, morado, amarillo y naranja-, que permite a los dueños de los autos personalizarlos de un modo diferente al que están acostumbrados.

mercedes-benz.com