Piaget Altiplano cumple 60 años

La Maison presenta las primeras dos piezas de una colección de leyenda.

Dentro del mundo de la Alta Relojería la propuesta ultraplana es sinónimo de elegancia y refinamiento. No son pocas las grandes firmas que dentro de sus colecciones poseen piezas de esta envergadura, pero la realidad es que la propuesta inicial surgió de la firma Piaget en 1957 para revolucionar el mundo.

PUBLICIDAD

Aclamada por expertos en la materia, el finísimo Piaget Altiplano se convirtió en una leyenda gracias al movimiento 9P que causó sensación una vez presentado en la Feria de Relojería de Basilea.

Pero la historia no se quedó ahí, en 1960 la familia Piaget volvió a hacer historia a través del movimiento 12P, un modelo ultraplano de cuerda automática con tan solo 2,3 mm de espesor.

Desde ese momento, la Maison enfocó todo su savoir faire en trabajar el oro y el platino, y ofrecer así diseños innovadores que son distintivos en Piaget. Por aquel entonces, Alain Delon representaba a la marca ya que él era el ícono de una generación de élite que se alejaba de todo lo superfluo.

Relacionadas: Piaget y Robb Report se unen para lanzar la colección Polo S

Más tarde, la cultura pop se apoderó del mundo y Piaget apostó por ella a través de esferas que adoptaron toda una amalgama de colores, con piedras duras como el rubí, ojo de tigre, lapislázuli, coral, malaquita, ónix y jade. Los biseles y astas en blanco y amarillo de las cajas se adornaron con sofisticados patrones guilloché ‘Clous de Paris’ o se engastaron con diamantes.

Con el nuevo siglo, llegó el modelo Piaget Altiplano Double Jeu. Una pieza etérea creada por componentes calados y rebajados hasta el límite de su resistencia y que por primera vez incluyó la función de doble huso horario.

En 2014, la relojera suiza cumplió 140 años y para demostrar que seguía más viva que nunca dentro de la Alta Relojería presentó el reloj Piaget Altiplano 900P. Una verdadera obra maestra que combina la gran destreza de la manufactura con la nueva era. Este guardatiempo es espectacular porque funde literalmente la caja y el movimiento, mostrando una construcción inversa del movimiento que revela los puentes y el tren de ruedas en la esfera, generando una visión hipnóticamente cautivadora hasta la fecha desconocida por el sector.

Relacionadas: Estas son las piezas Piaget que, con galardones, robaron miradas en Ginebra

Hoy, la firma regresa con una reinterpretación en forma de colección de edición limitada que sigue apostando por la sofisticación y la excelencia, pero esta vez se inclina también por manifestar la libertad que necesita su dueño. Hasta la fecha, sólo dos piezas han sido desveladas, Piaget Altiplano 43 mm de cuerda automática y Piaget Altiplano 38 mm de cuerda manual. Convirtiéndose así en los nuevos clásicos.

piaget.es