Patek Philippe desvela un nuevo tipo de engaste en su colección Calatrava

De esta manera, la compañía logra enaltecer el poder de los brillantes incrustados sin resultar exagerado.

La prestigiosa firma relojera Patek Philippe presenta un nuevo tipo de engaste gracias a su exclusiva pieza, Calatrava referencia 7200/200R. El reloj, bautizado también como llama, fue ideado para enaltecer el poder de los brillantes incrustados sin resultar exagerado. La pieza ideal para mujeres que buscan objetos clásicos, refinados y originales.

PUBLICIDAD

En esta ocasión, los expertos relojeros prestaron atención a los modelos insignia para dama como el Calatrava 7200, que fue lanzado en 2013 y se caracteriza por una caja extraplana estilo Officer, lo que le otorga a la pieza una gran pureza y sobriedad. Este nuevo engaste que posee el modelo 7200/200R de oro rosa está ornamentado con 142 diamantes colocados en dos hileras alternadas.

Los maestros relojeros se dieron a la labor de colocar las piedras preciosas en sus cavidades para que, más tarde, el engastador creara a mano y rebajará sobre cada diamante una pequeña garra de oro que lo fija por uno de sus lados en dirección al centro del bisel. Seguidamente, separó con un buril plano afilado el oro situado entre los diamantes, un minucioso gesto manual que requiere un perfecto dominio de la fuerza, una gran regularidad y una excelente experiencia visual.

Relacionadas: Morton subasta exclusivo Patek Philippe Ref. 3450

Hecho este proceso, al engastador sólo le quedó pulir cuidadosamente las garras, al tiempo que controlaba la posición y la sujeción de las piedras preciosas. Y es así como el experto logró que la corona luciera dos diamantes de diámetro más pequeño que contribuyen a ocupar todo el espacio y a no dejar el más mínimo lugar sin engastar.

7200_200r_001_cmyk

La pieza es una belleza de la Alta Relojería. / Foto: cortesía

Su mecánica sofisticada también es digna de mencionar ya que se caracteriza por un calibre 240 extraplano de carga automática, con mini-rotor de oro de 22 quilates integrado en el movimiento y dotado de una espiral Spiromax en Silinvar que acompasa el tiempo. La arquitectura de este movimiento legendario y sus finos acabados se pueden admirar a través de un fondo de cristal de zafiro transparente.

La pieza en sí es una auténtica joya de Alta Relojería gracias a la delicadeza de su creación; y culmina con una correa de piel de cocodrilo de escamas grandes y cuadradas, cosido a mano.

patek.com